Diario Sur

Sevilla, 19 jun (EFE).- El consejero andaluz de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha asegurado hoy que la Ley Andaluza de Fomento del Emprendimiento (LAFE) eliminará obstáculos para emprender al sustituir la presentación de documentos para el inicio de actividad por la declaración responsable.

Ramírez de Arellano, quien ha intervenido en unas jornadas de la CEA sobre creación de empresas, ha señalado que esta ley, en trámite parlamentario, creará el Sistema Andaluz para Emprender, que coordinará las acciones de la Junta en este ámbito y articulará la participación de los agentes económicos y sociales y las entidades de promoción del trabajo autónomo.

La nueva ley crea una cartera con 15 servicios para cubrir las necesidades del emprendedor, desde que concibe la idea hasta que logra consolidar su modelo de negocio, según un comunicado de la Junta de Andalucía.

Entre estos servicios el consejero ha destacado el respaldo que prestará la Junta al acceso a la financiación en forma de crédito y microcrédito, la asesoría y la intermediación entre inversores minoritarios (los llamados business angels) y emprendedores.

Otras líneas de apoyo son la formación, el servicio de acceso a la innovación tecnológica; el emprendimiento de segunda oportunidad, el específico para mujeres y jóvenes, así como el dirigido al ámbito rural y a la economía social.

En opinión del consejero, la nueva ley contribuirá a apuntalar la recuperación económica que, ha destacado no debe pasar "de largo para las personas".

"Necesitamos que el viraje que ya ha dado nuestra economía hacia la internacionalización se consolide y para ello tenemos que contar con un tejido productivo menos atomizado y con debilidades que debemos mitigar desde la igualdad de oportunidades", ha añadido.

Las empresas andaluzas afrontan "un momento clave" donde la competitividad de las pymes "debe basarse no en una bajada de los salarios sino en la innovación y la calidad", según el consejero.