Diario Sur

Málaga, 19 may (EFE).- El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), ha mostrado hoy su confianza en que no se produzcan nuevas demoras en la puesta en marcha del metro, y ha recordado que "cada año de retraso supone a las arcas autonómicas 70 millones de euros, y eso afecta a la economía de todos los andaluces".

De la Torre ha afirmado a los periodistas que le "alegra" que el consejero de Fomento, Felipe López, anunciara que se va a licitar el tramo entre Vialia y el Guadalmedina, "unas obras que llevan paradas tres años y un retraso de seis años", y espera que "no haya retrasos adicionales".

Ha lamentado que esa obra "ha complicado la vida de la ciudad" y ha supuesto "una falta de sensibilidad enorme de la Junta", y ha recordado que es un tramo "que rescató de la concesionaria" el gobierno andaluz, "que no ha estado a la altura de su responsabilidad".

Sobre el metro en superficie hasta el hospital Civil, ha resaltado que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, dijo en septiembre de 2013 que sólo se haría "de acuerdo con los vecinos y si era una obra útil y rentable".

De la Torre cree que "se podría haber buscado una solución que no causara un conflicto con los vecinos ni un perjuicio al transporte público", porque es "paradójico" que el proyecto "elimine y afecte a líneas" de los autobuses urbanos de Málaga.

Para el alcalde, "ha faltado sentido común y sentido práctico" a la Junta, "que ha pactado soluciones muy a favor de las empresas privadas" que participan en el metro.

Considera que el hecho de que, desde el inicio del proyecto, ocho consejeros de la Junta se hayan ido sucediendo "ha impedido tener una perspectiva global".

También ha desvelado que le dijo al actual consejero de Fomento que la Junta había ampliado del 7 al 10 por ciento la rentabilidad para los socios privados "y se quedó sorprendido", y ha pedido que se pueda "ver por qué se hacen concesiones tan potentes a los privados".