Melilla, 19 may (EFE).- La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en Melilla a dos empresarios como supuestos autores de un delito contra la propiedad industrial, tras descubrir en el puerto de la ciudad cerca de 547.000 gorras y bolígrafos de marcas falsificadas por valor de más de 415.000 euros.

Según ha informado hoy la Comandancia de la Guardia Civil en Melilla, uno de ellos es español y el otro marroquí con tarjeta de residencia, que han pasado a disposición judicial junto con la mercancía intervenida.

La Unidad de Análisis de Riesgos, que encuadra a guardias civiles y personal de la Aduana y la Agencia Tributaria, detectó en abril y y mayo dos contenedores con productos declarados como "mercancías textiles variadas" y "cajas de bolígrafos".

El contenedor de textiles contenía 31 cajas con unas 11.850 gorras de marcas comerciales deportivas "susceptibles por determinados indicios de no ser auténticas", según un comunicado de la Comandancia.

El otro contenedor tenía 134 cajas con 536.000 bolígrafos con el diseño de una marca comercial conocida, susceptibles también de ser "manifiestamente falsa", ha explicado la Guardia Civil.

"Las gestiones realizadas con los representantes legales de las marcas en España y las pruebas periciales realizadas confirmaron la falsedad de los productos intervenidos", ha destacado.

La falsificación de las gorras es "muy buena tanto por el material utilizado para su fabricación como por los embalajes, prácticamente igual a los originales y que inducían a error respecto de los auténticos", ha señalado.

El destino de la mercancía eran presumiblemente establecimientos de Melilla y "por su cantidad" también del vecino Marruecos, de acuerdo con el comunicado.

La detección de mercancía con marcas falsas es relativamente frecuente en el puerto de la ciudad, en el que recalan barcos de carga en rutas principalmente con la Península.