Huelva, 19 may (EFE).- La Policía Nacional ha detenido en Huelva a cinco personas, de entre 20 y 37 años, miembros de un grupo criminal dedicado al robo de fincas y viviendas en distintos municipios de la provincia onubense.

Se le imputan varios delitos de robos con fuerza, un delito contra la seguridad del tráfico y pertenencia a grupo criminal, ha informado la Policía Nacional en un comunicado, en el que se ha precisado que, además, se ha detenido a otro individuo, de 43 años, por un presunto delito de receptación.

La investigación policial tuvo como punto de partida una intervención realizada por agentes en la vía pública en Huelva; durante la misma, tras observar un vehículo que les resultó sospechoso, los agentes le dieron el alto y fue entonces cuando los ocupantes iniciaron la huida, poniendo en peligro la vida de varios viandantes.

Finalmente los sospechosos dejaron el turismo abandonado en la calzada, que fue intervenido por la Policía, y se halló en su interior herramientas de campo y varios animales que habían sido sustraídos en una finca.

Después de una investigación, el grupo especializado de la Policía Nacional en este tipo de delitos relacionó, tanto el turismo como a los ocupantes, que se dieron a la fuga, con diferentes hechos ilícitos que se habían producido en municipios como Ayamonte y Bollullos Par del Condado y que ya habían sido denunciados en diferentes puestos de Guardia Civil.

Los ahora detenidos, que actuaban en grupo, se dedicaban a robar en fincas y viviendas de municipios vecinos y posteriormente se dirigían a la capital onubense a vender los efectos sustraídos, entre los que figuraban joyas, herramientas de campo y animales.

La Policia Nacional ha recuperado parte de los efectos robados, que, tras intensas gestiones, se devolvieron a sus legítimos dueños.

A raíz de esta investigación, la Policía Nacional también ha detenido a otro hombre, de 43 años y responsable de un establecimiento de compraventa de joyas de Huelva, por un supuesto delito de receptación.

Presuntamente, éste individuo pagó más de 2.000 euros por las joyas a pesar de conocer su procedencia ilícita.

Finalmente los autores, que contaban con múltiples antecedentes por hechos contra el patrimonio, fueron detenidos en la capital onubense y puestos a disposición de la autoridad judicial.