Cuevas de San Marcos , 19 may .- El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) ha anunciado hoy que tomará medidas contra quienes dictaron la sentencia, a su juicio "prevaricadora", que condena a cinco años de cárcel por los incidentes ocurridos en una movilización para rodear el Congreso.

José Blanco, el portavoz del SAT en Cuevas de San Marcos (Málaga), localidad donde reside el joven condenado, Francisco Molero, ha dicho a Efe que este no se va a entregar porque no cree que haya cometido "ningún delito" y porque reclama un "juicio justo" y ha asegurado que aquellos que tomaron la decisión "saben que están prevaricando".

El sindicato ha convocado hoy una huelga general en el pueblo en protesta por la condena a Molero coincidiendo con la fecha en la que el joven tenía que entrar en prisión.

Ante la escasa participación en la huelga general, Blanco ha dicho que la población de la localidad malagueña respalda su reivindicación, aunque ha señalado que se ha tratado de propagar un "bulo" sobre que la movilización era "ilegal".

La concejala de Juventud del Ayuntamiento de Cuevas de San Marcos, gobernado por IU-LV-CA Para la Gente, Ana Doblado, ha expresado su apoyo al joven condenado y ha indicado que el pueblo comparte el rechazo a la entrada en prisión de Molero, pero que puede que no hayan optado por la huelga como modo de protesta ante esta situación.

Desde el sindicato reconocieron hace unos días que ya no había opciones para que Molero evitara la cárcel tras haber agotado todas las vías después de que les comunicaran la denegación del indulto.

Dicha decisión se produjo posteriormente al rechazo de la Audiencia Provincial de Madrid a aceptar sus alegaciones, al igual que hicieron el Tribunal Constitucional y el de Derechos Humanos de Estrasburgo, que tampoco admitieron a trámite su recurso.

El pasado 14 de mayo, Molero relató a Efe que en el 2013 se vio envuelto en la manifestación "Rodea el Congreso" con unos amigos, que concluyó con su arresto junto a otras personas después de que un grupo de violentos provocaran disturbios y la Policía cargara contra los allí presentes.