Cádiz, 21 mar (EFE).- La Guardia Civil ha detenido a tres personas que gestionaban en un chalé de Chiclana de la Frontera (Cádiz) una macroplantación de marihuana, con 540 plantas.

Los detenidos, que ya han ingresado en prisión, abastecían la plantación de electricidad del alumbrado público, mediante enganches ilegales soterrados, con lo que alimentaban el complejo sistema de cultivo, que incluía multitud de diferenciales, equipos de aire acondicionado y todo un laberinto de iluminación, extractores y humidificadores.

Su objetivo, además de no pagar luz, era no levantar sospechas por el excesivo consumo de energía en el chalé que habían alquilado para la macroplantación, según ha informado hoy la Guardia Civil en una nota de prensa.

La denominada operación "Pichón" comenzó cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que en un chalé de Chiclana de la Frontera había un trasiego sospechoso de personas y vehículos, poco habitual en la zona.

Los agentes montaron un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones de la vivienda, que había sido alquilada, junto a otra casa en la misma localidad, por dos hombres y una mujer.

Una de ellas la tenían totalmente cerrada, con las ventanas y orificios tapados por planchas de madera.

Tres perros de gran tamaño custodiaban el exterior de la casa, ubicada en una calle sin salida para que pasara más desapercibida.

Además las tres personas que solían estar en ella guardaban grandes medidas de contravigilancia.

Los agentes sospecharon que esta casa estaba siendo utilizada para albergar una plantación de marihuana y que la otra podría estar siendo utiliza como almacén, ya que los tres investigados sólo acudían a ella momentos muy cortos.

Ante las sospechas, los agentes solicitaron a la autoridad judicial mandamientos de entrada y registro.

En la primera vivienda encontraron todo un entramado eléctrico, que de manera ilegal se había conectado al alumbrado público mediante el soterramiento de los cables,

Además de 540 plantas de marihuana, se intervinieron gran cantidad de materiales que conforman todo el entramado del cultivo en los invernaderos, cuatro grandes sistemas de aire acondicionado, luces, ventiladores, humidificadores, así como abonos y fertilizantes para acelerar y mejorar el crecimiento de las plantas.

En el registro de la segunda vivienda, los guardias civiles constataron que se utilizaba como punto de almacenaje y envasado para la droga.

Los tres responsables de la plantación fueron detenidos y puestos a disposición de la autoridad judicial, que ha decretado ya su ingreso en prisión.

Se trata de Iker B.M., de 38 años y vecino de Munguía (Vizcaya); Irene H.R., de 35 años y vecina de Alcalá de Henares (Madrid) y Juan José V.R., de 35 años y nacido en Taichira (Venezuela).