Diario Sur

Sevilla, 20 mar (EFE).- El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, ha apelado hoy, ante el proceso de primarias en su partido, al "respeto" entre compañeros: "Espero que nos queramos un poquito más entre todos, que haya un poco de cariño", ha deseado.

El número dos del PSOE-A ha respondido de esta forma, en conferencia de prensa, al ser preguntado si le preocupan las discrepancias y tensiones internas surgidas a cuenta del censo y de la financiación de las campañas de los candidatos a las primarias.

"Son posiciones de compañeros y compañeras, todos somos del partido, espero y deseo que haya mucho respeto y que nos queramos un poquito más entre todos", ha pedido, tras lo que ha tildado de "ejercicio de responsabilidad" que se regularicen las donaciones a los aspirantes porque son "ingresos que se le dan al PSOE".

Lo que ha hecho la gestora, según Cornejo, es poner una cuenta a disposición de cada candidatura para "intentar resolver un problema", ha insistido en referencia a la Ley de Financiación de los Partidos Políticos, algo que "no ha hecho ningún otro partido".

Según Cornejo, es una forma de "regularizar la entrada y la salida de donaciones para una campaña interna del partido, con lo que al final son unos ingresos que se le dan al PSOE", por lo que ha felicitado "a quien lo haya pensado" al considerar que "resuelve un gran problema" a quienes quieren la "transparencia".

El dirigente socialista andaluz cree que "quien se acoja a eso hace bien", mientras que sobre el censo ha asegurado que no hay ningún partido tan "riguroso, sensible y especialmente cauteloso" en este ámbito.

"Es un departamento totalmente independiente, que trabaja en base a un protocolo de afiliación, con unos requisitos en el procedimiento", ha subrayado Cornejo, a quien no le parece "oportuno" sacar este asunto "al exterior".

En su opinión, si hay algún caso aislado, alguna "duda", se debe abordar en el seno del partido "y no poner en jaque un sistema que tiene todas las garantías".

Tras subrayar que todavía no ha empezado oficialmente el proceso de primarias ni se ha convocado el Congreso Federal, ha indicado que las normas, que "por cierto, se aprobaron -ha recordado- con la anterior ejecutiva", están "muy claras y delimitadas".

Así, ha subrayado que si alguien quiere cambiar el modelo de funcionamiento del partido lo puede plantear en el congreso, donde "se resolverá todo", pero ahora hay que "cumplir las normas que tenemos", ha indicado.

Sobre la petición de la candidatura de Pedro Sánchez de que Mario Jiménez, portavoz de la gestora y del Grupo Socialista en el Parlamento andaluz, abandone uno de los cargos, ha dicho -tras reirse largamente- que a lo largo de la historia del PSOE "y de todos los partidos" una responsabilidad orgánica e institucional han sido "siempre compatibles".

Ha aprovechado para elogiar la labor "de sensatez y cordura" de la gestora, por lo que ha lamentado que se ponga "en duda" la tarea de un órgano que representa "las distintas sensibilidades y territorios".

Ha defendido que los militantes tienen que ser "los verdaderos protagonistas" del proceso y ha apostillado: "Que cada uno vote libremente a quien considere que es la persona idónea para tirar del carro en estos momentos tan importantes para España y para el partido".

"Que nadie pierda el horizonte, todos deberíamos ser conscientes de que nuestra actuación, aunque sea un proceso interno, está siendo observada y analizada por la sociedad", ha remachado.

Sobre si a la dirección del PSOE andaluz le genera alguna inquietud el debate sobre la "sucesión" al frente de la federación andaluza en caso de que Susana Díaz fuera elegida secretaria federal del partido, se ha limitado a señalar: "Paso a paso, en este momento toca lo que toca".