Ceuta, 20 mar (EFE).- El joven hallado muerto con un disparo en la cabeza en una finca de Marbella (Málaga) el pasado miércoles ha sido enterrado en el cementerio musulmán de Ceuta mientras los amigos esperan la resolución del suceso.

El joven es un ceutí de 31 años que llevaba varios años residiendo en la Costa del Sol, después de haber decidido abandonar Ceuta por falta de empleo, y ha sido enterrado en el cementerio de Sidi Embarek.

Según han informado a Efe fuentes del entorno familiar del joven, cuyos allegados residen en la barriada de Miramar Bajo de Ceuta, el fallecido es Karim D.A., de 31 años, que tiene un hijo y cuya esposa está embarazada.

El hallazgo se produjo a las 22.00 horas del pasado miércoles y el fallecido, apodado 'el Caimán', fue asesinado, según informaron fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias 112 Andalucía.

El cadáver fue encontrado en la zona de Río Verde Alto de Marbella y los agentes del Cuerpo Nacional de Policía confirmaron que se trataba de una muerte violenta.