Diario Sur

Melilla, 19 mar (EFE).- Las obras de rehabilitación de la Iglesia de la Purísima Concepción, dañada por el terremoto de magnitud 6.3 que sufrió Melilla el 25 de enero de 2016, ha permitido recuperar varios elementos antiguos que estaban ocultos, entre ellos un arco gótico, tres trazas de iglesias distintas, calles y criptas.

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha explicado a preguntas de los periodistas que gracias a estos descubrimientos, en los que aún se está trabajando, la Iglesia de la Purísima Concepción será destinada no sólo al oficio religioso, sino que también se abrirá a las visitas del público, "como las catedrales".

Los restos hallados permiten observar la evolución de esta iglesia del siglo XVI, y ha destacado la importancia del arco gótico que se ha descubierto, que se suma al único que había hasta ahora en Melilla, concretamente en el túnel de Santiago, en Melilla la Vieja.

Las tres trazas de iglesias distintas serán visibles mediante colores diferentes en la fachada de la Iglesia de la Purísima Concepción, lo que permitirá observar su volumen en cada época.

Aún quedan por finalizar los trabajos en las criptas y los enterramientos, por lo que Imbroda ha calculado que podrían estar finalizadas a finales de este año.

El presidente ha asegurado que "va a ser impresionante lo que se ha recuperado ahí" y ha considerado que con el terremoto del año pasado se cumple el dicho de "no hay mal que por bien no venga", ya que ha obligado a rehabilitar la Iglesia y "sacar cosas" que antes estaban ocultas.