Diario Sur

Málaga, 1 dic (EFE).- El exalcalde socialista de Estepona Antonio Barrientos declara hoy como investigado por el caso Astapa, contra la corrupción político-urbanística en dicho municipio, ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de la localidad, antes de que finalice en los próximos meses la instrucción.

Barrientos ha asegurado a los periodistas a su entrada al juzgado que tiene muchas ganas de declarar y que está dispuesto a contestar todas las preguntas que le haga la fiscalía y el juez instructor, al tiempo que ha subrayado que en el último mes han recibido 600 tomos del procedimiento.

La investigación se inició en el 2007 y ahora el juez instructor pretende tomar declaración ampliatoria a diversos investigados ya que el caso está en la "recta final" respecto a la investigación e instrucción, según han indicado a Efe fuentes judiciales.

También está previsto que declare esta tarde el que fuera su jefe de gabinete, José Flores, y el viernes comparecerán en calidad de investigados otras cuatro personas más.

El caso Astapa siempre se ha considerado el "hermano pobre" del caso Malaya, y su instrucción ha estado marcada por numerosas quejas de letrados que denuncian que el caso se ha alargado demasiado ya que se inició en el 2007 y en junio del 2008 comenzaron las primeras detenciones en la primera fase de la operación policial.

En Astapa se investiga una presunta trama corrupta en el Ayuntamiento de Estepona y en el caso ya hay más de un centenar de investigados, el más conocido el exalcalde Antonio Barrientos, pero además hay concejales, empresarios y técnicos municipales.

La esencia del caso es que el dinero de los convenios se usaba presuntamente para pagar otras necesidades municipales y para ello conseguían financiación supuestamente mediante donaciones de empresarios.

La operación Astapa se destapó el 17 de junio del 2008 como consecuencia de la denuncia presentada por los concejales socialistas David Valadez y Cristina Rodríguez, y durante la intervención policial se produjeron las primeras detenciones.

Fueron enviados a prisión el entonces alcalde del municipio, Antonio Barrientos; el que fuera su jefe de gabinete, José Flores; los concejales del PES José Ignacio y Manuel Reina y un técnico municipal.

Entre los delitos que se investigan hay supuestos cohechos, tráfico de influencias, malversación, fraude y blanqueo de capitales, entre otros.

El caso se encuentra en su fase final respecto a la instrucción y ya acumula 78 tomos principales, 444 de documental y otros documentos.