Diario Sur

Sevilla, 30 nov (EFE).- El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, ha reclamado hoy que la futura ley andaluza de Agricultura y Ganadería incorpore políticas "más eficaces" de la Administración Autonómica y que ponga los recursos "en manos de los que producen", además de controlar los mercados para evitar la competencia desleal.

Marín, que se ha reunido hoy con la nueva junta directiva de COAG Andalucía, ha dicho a los periodistas que ese nuevo marco normativo que entrará en el Parlamento próximamente debe llevar al Gobierno autonómico a desarrollar "políticas más eficaces de cara a sectores estratégicos tan importantes como el agroalimentario".

Ha defendido el relevo generacional en el campo y las ayudas a las producciones para que aumenten su calidad, "y para que no lleguemos a cada 31 de diciembre viendo cómo unas partidas de ayudas se quedan sin ejecutar cuando otras tan necesarias no tienen recursos suficientes".

Ha opinado que Andalucía no puede vivir solo del turismo y de las empresas que invierten en la comunidad, por lo que se debe dar "valor añadido" a los sectores primarios como la agricultura, ganadería y pesca, ésta última "olvidada".

Marín ha pedido hacer políticas autonómicas con "sensatez y cordura" para invertir "en lo que produce y genera empleo y riqueza en un territorio como Andalucía".

Por su parte, el presidente de COAG Andalucía, Miguel López, ha defendido que el sector agroalimentario mueve más de 25.000 millones que repercuten en la economía, empleo y fijando a la población.

Ha lamentado que el campo está pasando "por momentos de especial dificultad" y ha abogado por mejorar los costes de producción, acabar con la situación de "abuso permanente" en los mercados, y por basar la estrategia en la "calidad inigualable" internacionalmente.

La diferenciación "es básica", ha agregado López, quien también ha pedido que haya un registro de explotaciones, y que se analice permanentemente si es necesario un registro generacional.

Para todo ello, López ha reclamado que haya un órgano de interlocución "amplio" y de carácter "horizontal" donde estén todas la áreas de la Junta implicadas, no solo Agricultura, y donde no estén solo los agricultores, sino también los trabajadores, las industrias o las cooperativas.