Diario Sur

Cádiz, 30 nov (EFE).- La Junta de Andalucía y la Universidad de Cádiz impulsarán las investigaciones arqueológicas y sobre el patrimonio a través de las nuevas tecnologías, como los georradares y los drones.

Para ello, el rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, y la delegada territorial de Cultura, Turismo y Deporte en Cádiz, Remedios Palma, han firmado hoy un acuerdo de colaboración que contribuirá a la formación de personal especializado y al desarrollo del conocimiento mediante la aplicación de estas nuevas tecnologías.

Con este acuerdo, la Junta se compromete a favorecer la realización de actividades arqueológicas no invasivas por parte del profesorado e investigadores de la UCA en yacimientos catalogados, tutelados y adscritos a la Consejería en la provincia de Cádiz.

La Universidad de Cádiz, que es la primera universidad española en impartir un curso para obtener el permiso oficial para la navegación de drones, cuenta con un equipamiento de georradar móvil 3D único en España.

La unidad de Geodetección de la UCA, obtenida gracias a la financiación de un proyecto de fortalecimiento científico obtenido en convocatoria competitiva del Ministerio de Economía y Competitividad, gestiona dos equipos georradares capaces de explorar en tres dimensiones.

Su destino principal es la investigación geofísica del patrimonio histórico-arqueológico relacionado con el ámbito rural y la explotación del territorio.

Esta unidad dispone ya de autorización para explorar diversos yacimientos de la provincia.

En concreto los de Mesas de Asta y en quince yacimientos localizados en distintos pagos del Marco del Jerez, así como en otros municipios gaditanos como en el yacimiento fenicio de Doña Blanca (El Puerto) y las colonias fenicia (Chiclana) y romana (Medina) o los trabajos de la Memoria Histórica en el cementerio de San José (Cádiz).

El rector de la UCA ha explicado que el acuerdo firmado con la Junta formaliza "la intención de seguir apostando por las técnicas más avanzadas e inocuas en la investigación de nuestro patrimonio, como los georradares de altas prestaciones o los drones".

González Mazo ha especificado que "el uso de estos nuevos equipamientos y técnicas permiten una mejor planificación y programación y un considerable ahorro económico al optimizar las intervenciones" para evaluar el estado y el potencial de estos elementos del patrimonio.