Diario Sur

Huelva, 30 nov (EFE).- J.L.E., el trabajador del colegio de Aljaraque (Huelva) en prisión preventiva por presuntos abusos sexuales a menores después del horario escolar fue condenado en 2013 por un delito de tráfico de estupefacientes de menor cantidad.

La condena, según han precisado a Efe desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), fue de un año y seis meses de prisión, además del pago de una multa de 60 euros, y fue "suspendida" en 2014 al no contar con antecedentes penales y ser inferior a dos años.

Esa suspensión quedaba supeditada a que en el plazo de tres años esta persona no volviera a delinquir, ya que de no ser así debería de cumplirla, como parece ser el caso.

El detenido está siendo investigado por un presunto delito de abusos sexuales continuados a menores, y se encuentra en prisión preventiva desde que el pasado viernes el titular del Juzgado de Instrucción 3 de Huelva lo decretara tras ordenar su detención y tomarle declaración.

Esta decisión se adoptó tras el resultado de las diligencias practicadas después de detenerlo inicialmente y ponerlo en libertad mientras se investigaban los hechos.

La causa sigue bajo secreto de sumario y se continúa investigando hechos que podrían implicar presuntos nuevos delitos.

Fue la denuncia de unos padres la que motivó el inicio de las investigaciones entorno a esta persona que había sido contratada por varios meses por el Ayuntamiento de Aljaraque para desarrollar tareas de limpieza de uno de los centros del municipio al término del horario escolar.