Diario Sur

Huelva, 30 nov (EFE).- Los activistas de Greenpeace que en la mañana de ayer paralizaron las obras del proyecto de la empresa Gas Natural Fenosa en Almonte (Huelva) en el entorno de Doñana superan ya las 24 horas encadenados bloqueando la entrada a las instalaciones.

La protesta se está desarrollando con tranquilidad y los activistas se encuentran bien y animados para seguir luchando por la conservación de esta reserva única de la biodiversidad, ha informado Greenpeace en un comunicado.

Desde las 8:00 horas de ayer una veintena de activistas ha conseguido parar las obras del proyecto de extracción y almacenamiento de gas.

Greenpeace mantiene un campamento de resistencia con tres grupos de activistas, uno a la entrada de la instalación, otro en lo alto de una de las estructuras en la zona del proyecto y otro que mantiene parada la maquinaria de la instalación gasística.

Con esta acción Greenpeace quiere denunciar que el proyecto es "tan peligroso como innecesario" y aleja a España de cumplir con los compromisos del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Las empresas Gas Natural Fenosa y Enagás anunciaron ayer que han presenta sendas denuncias ante la Guardia Civil por la "ocupación" de sus instalaciones.