Diario Sur

Córdoba, 29 nov (EFE).- El entrenador del Ángel Ximénez-Avia, Quino Soler, probará este miércoles "cosas nuevas" a nivel táctico ante el Barcelona Lassa, en la decimotercera jornada de liga, al ser consciente de que "al 99,999 por ciento" perderán y de que el rival "ganará bien", pero "hay que recuperar la identidad" del equipo.

Soler declaró a EFE que este tipo de partidos "duelen muchísimo" a los entrenadores, por lo que "se intenta sufrir los menos posible" aunque se suela decir que estos encuentros son para "disfrutar".

Consideró, sin embargo, que esto no es real para los jugadores sobre la cancha y que el disfrute queda "para la afición por todo lo que supone enfrentarse a uno de los mejores equipos del mundo".

"Es bonito porque estás en su liga, y eso debe ser un aliciente", resaltó el técnico del conjunto de Puente Genil (Córdoba).

Ante el gran potencial del Barcelona, Quino Soler dijo que tiene previsto probar "alternativas diferentes", sobre todo en defensa, cuestiones técnicas nuevas para intentar "minimizar las virtudes del rival", siempre que sea posible, mientras que en ataque tratarán de buscar "una circulación más rápida para encarar su atlética defensa".

El equipo pontanense afronta esta visita de los azulgranas tras su derrota la pasada jornada en la pista del Quabit Gualajara (35-26), donde su entrenador reconoció que hicieron "un partido desastroso de principio a fin".

Añadió que, aunque "durante una temporada siempre hay un partido en el que no sale nada, hay que asumir la responsabilidad y buscar soluciones" ante la mala imagen dada, por lo que no puede "volver a pasar".

Así, señaló que, aunque el rival sea el Barcelona, "la imagen y lo que significa ser deportistas tiene que ser totalmente diferente" en un choque que subrayó que debe servir para "recuperar un identidad que no existió ante el Guadalajara" y en el que "hay que comportarse como un grupo y ser competitivos".

Para Soler, su equipo "no puede pasar de recibir 28 goles del Granollers a encajar 35 en Guadalajara, de jugar un partido extraordinario a otro horrible".

"No podemos quedarnos con ninguno, sino que en el término medio está la virtud, porque eso no es ser constante y no te permite tener otras aspiraciones", insistió el técnico del Ángel Ximénez, para quien el partido de Guadalajara "no tiene nombre e hizo mucho daño", y por ello deben revertir la imagen frente al Barcelona.