Diario Sur

Málaga, 29 nov (EFE).- El que fuera dueño de la promotora Aifos, Jesús Casado, será juzgado mañana en el Juzgado de lo Penal número 8 de Málaga por un delito de insolvencia punible por traspasar supuestamente a otra empresa, de la que también era administrador, bienes con el fin de ocultarlos a los acreedores y evitar embargos.

El expresidente de Aifos se enfrenta a cuatro años de cárcel por parte de la acusación por traspasar presuntamente a otra empresa, de la que también era administrador, un total de 138 fincas libres de cargas y con un valor superior a los 17 millones de euros, según el escrito, al que ha tenido acceso Efe.

El letrado Carlos Comitre representa a un matrimonio que compró una vivienda a la promotora y entregó casi 70.000 euros, aunque nunca recibió el inmueble.

Según la acusación, el objetivo de Jesús Ruiz Casado era ocultar a los acreedores esos bienes y evitar acciones judiciales sobre los mismos.

Para la acusación particular, el procesado diseñó y orquestó una aparente operación de dación en pago de 138 fincas por valor de 17,2 millones de euros más IVA a otra sociedad de la que también era administrador.

Se precisa en el escrito acusatorio que la mayoría de ellas estaban libres de carga, "frente al restante patrimonio de Aifos, que se encontraba hipotecado" en su mayor parte.

Para la acusación, los bienes se ocultaron a los acreedores evitando que los mismos fueron objeto de procedimiento de apremio y persecución en los más de 400 pleitos iniciados contra Aifos antes de que se orquestara la pretendida dación en pago.

Este procedimiento, en el que el fiscal no acusa, fue archivado dos veces por el juzgado, pero la Audiencia ordenó en marzo de 2014 reabrirla.