Diario Sur

Sevilla, 29 nov (EFE).- El jurado popular ha declarado por unanimidad culpable al hombre acusado de matar en Sevilla a su tía porque la consideraba la responsable de la muerte de su perro, y también ha considerado culpable a una hermana de la asesinada por no avisar de las intenciones de su sobrino.

En el veredicto, leído hoy, el jurado asegura que el acusado, José G.O., atacó a su tía de forma "sorpresiva e inesperada" el 7 de mayo de 2015, y le causó la muerte "con un sufrimiento inhumano" con las 42 puñaladas que le propinó por todo el cuerpo.

El ataque se produjo en el taller de cerámica de la víctima, situado en el barrio San Diego de Sevilla, cuando el acusado sufría esquizofrenia paranoide, lo que le alteraba de forma "importante" su capacidad de entender y la voluntad, según el jurado.

El perro murió porque fue atropellado por un coche y el veterinario lo sacrificó debido a las heridas que sufría, lo que el acusado consideró que era culpa de su tía, que fue la que le acompañó y pagó la consulta y era la única de la familia que le atendía.

Respecto a la hermana de la asesinada, Benita G.S., el jurado también la ha calificado por unanimidad culpable de conocer el ataque de su sobrino, con el que estuvo días antes del crimen, pero sin avisar a nadie de lo que iba a hacer.

Tras la lectura del veredicto, la Fiscalía ha ratificado su petición de 10 años y medio de pena por un delito de asesinato, que debería cumplir en un centro psiquiátrico como el que está internado desde que fue detenido a las pocas horas del ataque mortal, y ha pedido indemnizaciones que suman 200.000 euros para los familiares de la víctima.

Respecto a la hermana de la víctima, para la que pide dos años de cárcel, la Fiscalía ha pedido que se suspenda su entrada en prisión con la condición de que no cometa un nuevo delito antes de cinco años porque no tiene antecedentes penales, la pena es inferior a dos años y no se le exige responsabilidad civil.

La defensa de ambos ha pedido que al acusado se le aplique la eximente completa por su enfermedad, y ha dicho que no tiene bienes y solo cobra una pensión de unos 200 euros mensuales que no se puede embargar, y sobre su tía, el abogado ha pedido su absolución.

Tras las intervenciones del jurado y de las partes personadas en el caso, la presidenta del tribunal ha anunciado que el caso queda visto para sentencia.