Diario Sur

Cádiz, 29 nov (EFE).- El delegado de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, ha pedido al Gobierno que "atienda" los efectos del temporal de lluvia que ha provocado numerosos daños en Vejer de la Frontera y Conil de la Frontera, y espera que la zona sea declarada "de emergencia" porque ha quedado "destrozada".

En rueda de prensa, López Gil ha explicado que "cuando existe una catástrofe el Gobierno de España tiene reservada unas partidas para que los ayuntamientos afectados puedan acometer actuaciones inmediatas".

Espera que el Gobierno atienda a los municipios de Vejer de la Frontera y Conil de la Frontera, cuyos términos municipales han sufrido numerosos desperfectos por el temporal.

"Lamento mucho lo que ha pasado porque la de Vejer de la Frontera y Conil de la Frontera es una zona de especial atractivo a nivel nacional, y esperemos entre todas las administraciones darle una solución rápida porque la zona ha quedado destrozada", ha afirmado.

Ha detallado que el Gobierno andaluz ha enviado ayuda desde el área de Medio Ambiente a estos municipios, y tras afirmar que la Junta desarrolla una labor "permanente" de limpieza de arroyos, ha destacado que "cuando cae tanta agua en sólo dos días es difícil que las administraciones puedan hacer algo para que no ocurra lo que ha ocurrido".

Por último, ha señalado que la Junta de Andalucía sacará distintos planes para la mejora de los espacios de playa en los próximos años y ha invitado a los consistorios afectados a presentar solicitudes de actuación en el marco de esos planes.