Diario Sur

San Fernando de Henares , 29 nov .- El exconcejal del PP en Estepona (Málaga) Ricardo Galeote ha negado en el macrojuicio de Gürtel que Francisco Correa le pagara viajes a cambio de adjudicar a sus empresas contratos públicos de la empresa municipal que regentaba.

Galeote, que se enfrenta a 11 años y 8 meses de prisión, está acusado de haber recibido viajes y otros servicios turísticos por un valor de 7.484 euros a cambio de contratos de la Sociedad Turismo y Actividades Recreativas de Estepona, que presidió entre 2003 y 2003.

"¿Usted o alguno de sus allegados, hermanos, amigos u otros, ha recibido algún viaje de regalo, alguna dádiva, alguna prebenda o recompensa?", le ha preguntado su abogado, Javier Gómez de Liaño, durante el interrogatorio, a lo que ha respondido que no.

"Me trajo un polo de Ralph Lauren valorado en 15 dólares de Estados Unidos y le di las gracias. Yo le he regalado más cosas a él", ha puntualizado acto seguido sobre Correa.

Galeote, que ha afirmado que no conocía a ningún acusado ("a nadie de aquí atrás", en referencia al banquillo) antes del juicio, aparte de a Correa, ha explicado que él no sabía nada de pagos por parte de Bárcenas a políticos del PP porque siempre ha estado "tremendamente distanciado" de partido a nivel nacional.

A preguntas del abogado de su extesorero Luis Bárcenas, ha explicado que él no tiene prácticamente contacto su hermano, el exeurodiputado del PP Gerardo Galeote investigado en Gürtel que trabajó de 2009 a 2014 en el Partido Popular como asesor del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

"Tengo una relación muy cordial, pero muy distante, distante físicamente. Le veo de tarde en tarde y su trayectoria política la he vivido a través de los medios de comunicación", ha dicho.

El acusado ha defendido que la empresa municipal que lideraba en Estepona ahorró mucho dinero al contratar con Correa: "Tengo que reconocer que el señor Correa trabajaba con las mejores empresas. Con eso hemos ahorrado al ayuntamiento cientos de miles de euros".

Ha relatado que conoció a Correa "de forma fortuita en un congreso del PP en Madrid", aunque no recordaba quién se lo presentó.

Su declaración se ha centrado en los contratos que hizo con las empresas del cabecilla de la trama, fundamentalmente en las facturas de unas carpas por 40.000 euros y de unas moquetas para montar eventos.

Galeote ha insistido en que la moqueta contratada a las empresas de la trama resultó más barata que la que después se puso en Fitur Valencia.

En ese punto, y tras varias preguntas sobre el precio del metro cuadrado de moqueta, la fiscal ha querido saber si conocía cuánto le costaba a Correa, a lo que Galeote ha respondido: "A mi me da igual lo que gane Correa, como si a él le regalan la moqueta", y ha insistido en que él sólo sabía que le salía más barata.

En cuanto a las carpas, ha mantenido que se les adjudicaron sin concurso a Correa porque era el único que en ese momento podía suministrar el tratamiento contra el fuego que él requirió: "Que fuera ignífugo era fundamental, cuando veía un extintor me daba pavor".

"Si alguien en esta sala es capaz de presentarme una carpa con tratamiento ignífugo en techo y cortinas laterales, que me lo diga", ha insistido.

Respecto a los viajes, ha reconocido que la sociedad municipal pagó algunos -a través de Pasadena- a su entonces pareja, de nacionalidad alemana, pero ha dicho que se hizo así porque en ellos la mujer prestaba un servicio a la empresa municipal como traductora, aunque sin contrato alguno.

"Llegamos a un acuerdo que beneficiaba a ella y a la sociedad (municipal)" y el beneficio que ella conseguía, ha asegurado, era hacer contactos para una revista que dirigía.

El juicio continuará mañana con la declaración de la mujer de Correa, Carmen Rodríguez Quijano, con quien se abrirá el llamado "apartado Majadahonda" sobre las contrataciones de este Ayuntamiento a la trama corrupta.

En principio, se preveía que este apartado comenzase con el interrogatorio de su exalcalde Guillermo Ortega, pero hoy el tribunal, a petición de su abogado, ha decidido que irá en último lugar de este bloque, después de los exconcejales Juan José Moreno y José Luis Peñas, este último el considerado delator de la trama.