Diario Sur

Cádiz, 29 nov (EFE).- La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha publicado un decálogo para mejorar la situación de las porteadoras en la frontera de Ceuta en el que propone limitar el peso máximo del bulto a 20 kilos, ya que ha denunciado que llevan bultos de 60 a 90 kilos con todo tipo de mercancías durante horas.

En la presentación del informe "Respeto y dignidad para las mujeres marroquíes que portan mercancía en la frontera entre Marruecos y Ceuta", la principal investigadora, Cristina Fuentes, ha explicado que son entre 6.000 y 9.000 mujeres porteadoras las que cruzan a diario la frontera de El Tarajal portando bultos sin límite de peso contribuyendo al llamado "comercio atípico" en Ceuta.

Este informe analiza las vulneraciones de los derechos humanos que padecen las mujeres marroquíes que trasladan fardos, como equipaje de mano, desde el polígono del Tarajal de Ceuta hasta las localidades próximas a la frontera, a cambio de comisión.

Fuentes ha detallado que las porteadoras llevan bultos de hasta 90 kilos con todo tipo de mercancías entre Ceuta y Marruecos durante horas, y a lo largo del recorrido "son insultadas, acosadas y menospreciadas, obligadas a mantener filas y golpeadas si no lo hacen, todo por menos de 10 euros de media al día".

Se trata de un tráfico de "comercio atípico" del que se beneficia tanto la economía de Ceuta como Marruecos, ya que el país africano estima que son 40.000 personas las beneficiadas directamente de este comercio y cerca de 400.000 las beneficiadas indirectamente.

Para acabar con esta situación la APDHA ha publicado el decálogo en el que también pide el cierre inmediato del paso del Biutz "por no cumplir los estándares mínimos de seguridad y de respeto a la dignidad de las personas", y la apertura del paso del Tarajal II "con áreas de descanso y servicios para las porteadoras como baños públicos, fuentes de agua potable y sombras".

Además, la asociación propone la consideración de las mujeres porteadoras como trabajadoras, la mejora de las infraestructuras de la frontera del Tarajal, "que está obsoleta", la delimitación de las competencias entre los cuerpos de seguridad a ambos lados de la frontera, protocolos de actuación sobre la salida de mercancías y la apertura de una aduana comercial entre Ceuta y Marruecos que permita una actividad comercial "legal y digna".

El delegado de la APDHA en Andalucía, Diego Boza, ha lamentado los abusos, las agresiones y las humillaciones que sufren las porteadoras, al tiempo que ha anunciado la puesta en marcha de una campaña bajo el lema 'Porteadoras, la injusticia a la espalda'.

Para Boza, el informe presentado hoy es "un punto y seguido", incidiendo en que el siguiente paso que se marca como objetivo la APDHA es influir, a partir de estos datos arrojados por el informe, en los órganos políticos -ha citado los parlamentos europeo, marroquí y español- que con sus decisiones puedan mejorar la situación de estas mujeres.

El objetivo de este informe es "centrar el foco en las vejaciones que sufren estas mujeres en la frontera", en un trabajo que se lleva realizando desde 2010 y que ha tenido hitos destacados como la declaración de Tetuán en 2012 para que se mejoraran las condiciones laborales de estas porteadoras.

Por último, explica que las porteadoras son "un elemento fundamental en la economía de Ceuta, y sus condiciones son ocultadas precisamente para no frenar el desarrollo económico de la zona, que es sustentado por las espaldas de estas mujeres".