Diario Sur

Sevilla, 19 oct (EFE).- El debate sobre el estado de la comunidad, el primero que se celebra en la presente legislatura, ha comenzado minutos después del mediodía con la intervención de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

El debate, en el que por primera vez en la historia participarán cinco grupos diferentes, viene precedido por el anuncio de "avances importantes" entre el PSOE y Ciudadanos en torno a los presupuestos de la comunidad para el próximo ejercicio, una circunstancia que previsiblemente esgrimirá Díaz como una "prueba" más de estabilidad política en Andalucía.

La sesión parlamentaria tiene como "telón de fondo" la crisis del PSOE y el papel que ha desempeñado durante los últimos meses la secretaria general de los socialistas andaluces, un asunto al que ha recurrido la oposición para afearle su dedicación a la vida política nacional en detrimento de la gestión al frente de la Junta.

Desde la tribuna de invitados siguen el debate el exsecretario de Política Federal del PSOE, Antonio Pradas, los líderes sindicales de CCOO y UGT de Andalucía, Francisco Carbonero y Carmen Castilla, respectivamente, así como el dirigente de la organización agraria COAG, Miguel López, y el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, entre otros.

Tras la intervención de la presidenta de la Junta, sin límite de tiempo, la sesión plenaria se suspenderá hasta las 16:30 horas, cuando comenzarán los discursos de los portavoces de los cuatro grupos parlamentarios de la oposición.

Estas intervenciones se sucederán de mayor a menor representación parlamentaria, empezando por el portavoz del Grupo Popular, a quien seguirán los de los grupos de Podemos, Ciudadanos e IU, mientras que el portavoz del Grupo Socialista intervendrá mañana.

Cada portavoz dispondrá de una primera intervención de veinte minutos de duración, tras la cual la presidenta andaluza podrá responder durante otros veinte minutos.

A esta primera intervención y réplica, seguirían sendos turnos de dúplica, de diez minutos cada uno, una decisión que también ha sido criticada por el PP.

Tras la intervención del portavoz socialista, que comenzará a las 10 de la mañana, los grupos parlamentarios contarán con media hora para presentar en el Registro de la Cámara sus propuestas de resolución, hasta un máximo de 35, lo que suma un total de 175 iniciativas.

La Mesa del Parlamento estudiará estas propuestas y determinará su admisión a trámite o no, tras lo cual pasarán a ser debatidas y votadas a continuación por la Cámara, según el mismo orden de intervención acordado para los grupos parlamentarios.

El debate ha sido ordenado por la Junta de Portavoces con el acuerdo de todos sus integrantes, excepto el Grupo Popular, cuya portavoz, Carmen Crespo, criticó que el tiempo de intervención de los portavoces se haya reducido de los treinta minutos de debates anteriores a veinte.

El presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán, ha pedido la colaboración de los grupos de la Cámara para el buen desarrollo de esta sesión, dado que es la primera vez que en ella participarán cinco portavoces parlamentarios diferentes.

Este debate se celebra quince meses después de la formación del actual Gobierno andaluz presidido por Susana Díaz, quien en su investidura se comprometió a la celebración de dos debate generales al año.