Diario Sur

Melilla, 19 oct (EFE).- El Gobierno de Melilla ha calificado hoy como "una soberana memez" el planteamiento de la proposición no de ley que ayer fue aprobada en la Comisión de Interior para derogar los rechazos en frontera de inmigrantes en las vallas de Melilla y Ceuta y la retirada de las concertinas.

A preguntas de los periodistas, el vicepresidente primero del Ejecutivo melillense, Daniel Conesa, ha argumentado su valoración al afirmar que la inicitiva "se hace desde un punto poético al que todos nos gustaría acudir", pero ha recordado que por desgracia "el mundo no es feliz" y "Melilla no puede prescindir de la valla" por los problemas bélicos, económicos y las desigualdades.

El vicepresidente primero ha considerado "sorprendente" la abstención de Ciudadanos (C's) ayer en el debate de la proposición en el Congreso de los Diputados, una medida que por otra parte carece de "efectos prácticos" porque "ni se va a derogar (el rechazo en frontera) ni se van a quitar las concertinas", las cuales ha recordado que fueron instaladas por el PSOE.

Ha instado a quienes ayer respaldaron la iniciativa en el Congreso a que "si lo que quieren es que entre todo el mundo, que lo digan claramente, se quite la valla y se responsabilicen de la situación que los ciudadanos de Melilla van a vivir si entra todo el mundo", ya que "muchos tendrán que salir" debido a la falta de espacio.

"Si quieren que entren a Melilla, hagamos un puente aéreo y se los llevamos (los inmigrantes) a (Manuela) Carmena a la puerta del Ayuntamiento o a la de su casa, ya que dice que los que saltan la valla son los mejores", ha seguido sugiriendo Conesa haciéndose eco de las declaraciones de la alcaldesa de Madrid hace un mes, que ha calificado como "un disparate sin paliativos".