Diario Sur

Cádiz, 19 oct (EFE).- La última memoria de la Fiscalía de siniestralidad laboral de Cádiz alerta de la "lentitud" en la tramitación de las causas judiciales en torno a los accidentes laborales, de tal forma que el año pasado se sentenció alguno ocurrido en 2001.

Aunque el Ministerio Público cree que se ha empezado a mejorar el atasco de otros años, la memoria, a la que ha tenido acceso Efe, alerta de que este retraso en la instrucción y fase intermedia de casos de siniestralidad laboral está dificultando acreditar los hechos investigados y está provocando la reducción de las penas para los condenados.

Según la relación de asuntos calificados en 2015, la Fiscalía alerta de que todavía el año pasado se conoció la sentencia de un caso ocurrido en 2001, y aún existían otros dos casos de 2002.

"Estos dilatados períodos de tramitación no simplemente incrementan la dificultad de acreditación de los hechos investigados, sino que sus efectos se reflejan sobre las consecuencias penales", refleja la memoria, y cita como ejemplos la atenuación de penas por "dilaciones indebidas" y la eliminación de condenas de inhabilitación "porque los jueces las ven inadecuadas transcurridos varios años desde que se produjo el hecho".

"La Fiscalía de Cádiz y, en general, la sala de siniestralidad laboral, han venido reflejando año tras año un número de escritos de acusación notablemente superior al de sentencias dictadas", sostiene el Ministerio Público, aunque en 2015, año que analiza la memoria, "al menos se ha conseguido que el número de sentencias sea superior al de escritos de acusación".

La memoria confía en que "la entrada en vigor del sistema de plazos suponga que, desde el inicio de estos procedimientos, se les preste mayor atención en los juzgados de instrucción", lo que debe ser un "acicate" para los fiscales para ser "muy activos desde la incoación" de estos casos.

La Fiscalía de Cádiz elaboró 21 escritos de acusación por accidentes de trabajo en 2015, uno más que el año anterior, y se dictaron 24 sentencias en los juzgados de lo penal y dos en la Audiencia Provincial para resolver recursos de apelación.

De las 24 sentencias, 23 fueron condenatorias, y de esas 23, 11 lo fueron por conformidad entre las partes.

Al finalizar el año, quedaban pendientes de tramitar 116 causas por lesiones y 20 por homicidio en accidente laboral, en un año, 2015, en el que se incoaron 633 causas.

La Fiscalía ha detectado un descenso en el número de accidentes laborales en esta provincia, fruto del descenso de la actividad de la construcción aunque también se atribuye a un fomento de la cultura de la prevención por parte de administraciones y empresas.