Diario Sur

Madrid, 18 oct (EFE).- El Sevilla goleó en su visita al Dinamo de Zagreb (2-4), con tres tantos de Rubén Colmenero, mientras que el Real Madrid sufrió en casa para imponerse al Legia Varsovia (3-2), en la tercera jornada de la Liga de Campeones Juvenil.

El extremeño Rubén Colmenero, de 19 años y llegado a la entidad sevillista en verano de 2014, fue la estrella en Zagreb. Sus tres goles dieron el triunfo a un Sevilla que siempre mandó en el marcador, pero que sufrió en una primera mitad donde el Dinamo se lo puso muy complicado.

Así, el gol de Javier Pérez, a poco de iniciado el partido (m.3), fue casi inmediatamente correspondido por el local Ivan Bozic (m.6), que dio nuevos bríos a su equipo. Sin embargo, a punto de cumplirse el primer cuarto de hora, ya emergió la figura de Colmenero, que estableció el 1-2 (m.14).

La nueva ventaja sevillista duró hasta la media hora, cuando de nuevo Bozic batió las redes defendidas por Juan Soriano. Todo parecía encaminado a llegarse al descanso con el 2-2, pero en los segundos de compensación volvió a emerger Colmenero, que ponía el 2-3 (m.46+).

La segunda mitad vio un mayor control sevillista ante un Dinamo lanzado en busca de la igualada. Uno y otro pudieron marcar, pero fue el Sevilla quien lo hizo en el último minuto, con el triplete firmado por el extremeño (m.89).

Un triunfo que, tras la victoria también a domicilio del Juventus Turín sobre el Lyon (0-3), deja a andaluces y piamonteses igualados en lo más alto de la clasificación del Grupo H, con 6 puntos por parte, y con tres de ventaja sobre los otros dos rivales.

En el Grupo F, el Real Madrid lidera en solitario y con amplia ventaja. Suma 7 puntos, seguido del Borussia Dortmund, con 4; Sporting Portugal, con 3; y del Legia, con 1.

Sin embargo, la victoria del Real Madrid de Guti sobre el Legia (3-2) fue mucho más sufrida de los esperado. Y llegó merced a un autogol de Bodarenko, en el minuto 76.

Hasta entonces, el equipo madridista se había adelantado pronto, con un tanto del argentino Franchu (m.4) que parecía anunciar la esperada goleada. No fue así, el conjunto polaco emergió, mientras que el Real Madrid se metió en sombras.

A poco del descanso, un tanto de Kulenovic (m.41) puso el empate. El Legia se animaba, buscaba el segundo tanto ante un rival impreciso, pero en una contra Dani Gómez (m.61) puso el 2-1.

La ventaja madridista duró cuatro minutos, pues el espigado Bodarenko, de cabeza tras saque de esquina, puso el 2-2 en el marcador. El partido siguió bajo el signo de la igualdad y la sorpresa.

Y fue el Real Madrid quien golpeó; eso sí, con fortuna. Un pase del lateral marroquí Achraf Hakimi, en el intento de despejarlo, fue introducido en propia meta por el propio Bodarenko, poniendo un 3-2 que ya quedaría como definitivo.

En el otro partido del grupo, tablas entre el local Sporting Portugal y el Borussia Dortmund (1-1).