Diario Sur

Málaga, 18 oct (EFE).- Una mujer se enfrenta a una petición fiscal de catorce años y once meses de prisión por apuñalar a su exnovia y al compañero sentimental, con el que llevaba alrededor de un año, en la localidad malagueña de Benalmádena el 26 de mayo de 2015.

El juicio se ha celebrado hoy en la Audiencia Provincial de Málaga y durante el mismo la acusada ha asegurado que el ataque a las dos víctimas fue en defensa propia, ya que pensaba que la iban a matar, tras pegarle, rociarle con gas pimienta y acorralarla al lado de un coche.

La procesada ha relatado que estuvo toda la tarde consumiendo alcohol en un bar en los alrededores de la vivienda del novio de su expareja.

"Era la primera vez que bebía desde la muerte de mi hijo, un año antes", ha relatado, pero las víctimas, según su declaración, la estuvieron insultando desde el balcón y llegaron a amenazarla de muerte, extremo que no da por cierto el fiscal.

La exnovia ha explicado que se conocieron en Venezuela y que, en un determinado momento, la acusada se vino a España con su ayuda, pero que no tenían buena relación y que tuvo que denunciarla en seis ocasiones.

Según el Ministerio Público, las agresiones se cometieron cuando la acusada, una mujer de origen venezolano y de 48 años, estuvo en un bar, situado en las inmediaciones de la vivienda en la que se encontraban las víctimas, un hombre y una mujer de 64 años y 49 años, respectivamente.

Desde allí, presuntamente, la acusada los insultó y, cuando las víctimas pensaron que se había ido, bajaron a comprar tabaco, pero se encontraron a la procesada y ésta los agredió, sin mediar palabra.

La procesada, que se encuentra en prisión desde que ocurrieron los hechos, está acusada de homicidio en grado de tentativa y de lesiones y el fiscal además pide que indemnice a las víctimas con 40.000 euros.