Diario Sur

Toledo, 18 oct (EFE).- El acto de donación al Museo de Ejército de un cuadro sobre Bernardo de Gálvez se ha convertido en homenaje a este destacado militar de la Ilustración al que el presidente Obama ha nombrado 'Ciudadano de honor a título póstumo' en reconocimiento a la ayuda que España prestó a la independencia de Estados Unidos.

La donación al Museo del cuadro de Augusto Ferrer-Dalmau ha contado con la asistencia del jefe de Estado Mayor del Ejército, el general Jaime Domínguez Buj; el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, entidad que ha donado la pintura, y el director del Museo, el general Juan Valentín-Gamazo, además del pintor.

El cuadro 'Por España y por el Rey, Gálvez en Pensacola' se encargó a Ferrer-Dalmau con motivo de la exposición sobre Gálvez y la presencia española en Estados Unidos y México que estuvo abierta en la Casa de América de Madrid entre diciembre de 2014 y marzo de 2016 y a cuya inauguración asistieron el Rey y los embajadores de Estados Unidos y México.

Apenas un año antes, en diciembre de 2014, el presidente Obama había firmado el nombramiento de Gálvez como 'Ciudadano de honor a título póstumo de los Estados Unidos' como reconocimiento a la ayuda que la Corona de España prestó, a través de este miliar, a la independencia.

Y ese mismo mes de 2014, el retrato de Bernardo de Gálvez se colocó en una sala del Congreso de los EEUU, un "honor" que solamente poseen otros siete personajes históricos, ha explicado el teniente coronel José Manuel Guerrero, que también fue el comisario de la exposición en la Casa de América.

El cuadro de Ferrer-Dalmau, que el artista ha reconocido hoy que ha sido "de los más difíciles" que ha pintado, está ahora en el Museo del Ejército, en un espacio que comparte con una escultura de Salvador de Amaya y un diorama que representa la entrada del navío de Gálvez en la península de Florida.

Recrea la batalla de Pensacola en mayo de 1781, en la que el general español (Macharaviaya (Málaga) 1746 - México 1786) consiguió la mayor victoria de España en América, lo que aceleró el triunfo de las colonias sobre los británicos.

Ferrer-Dalmau ha señalado la "complejidad" del cuadro, sobre todo por el número de personajes en movimiento (soldados de cuatro regimientos rechazando a tropas británicas), y ha reconocido la ayuda que le prestaron varios expertos, al tiempo que ha avanzado que pretende seguir colaborando en recuperar la historia de España.

En el mismo sentido, el director del Museo ha agradecido la donación porque supone incorporar a la colección "una auténtica joya" y ha subrayado que es "muy posible" que sin la figura -aún muy desconocida en España- del malagueño Gálvez la historia de Norteamérica hubiera transcurrido "por otros derroteros".

Valentín-Gamazo ha incidido en la labor que desempeña el Museo del Ejército para mostrar la historia de España a los más de 300.000 visitantes que cada año acuden al Alcázar de Toledo, su sede desde 2010.

Por su parte, el presidente de Iberdrola ha dicho que es una satisfacción colaborar en esta iniciativa de difusión del patrimonio histórico y ha incidido en la "fuerte presencia" de la empresa en Estados Unidos, donde la compañía lleva invertidos 30.000 millones de dólares y tiene presencia en 33 estados, y en México, donde es el segundo productor de electricidad.

Galán ha señalado la "huella clarísima" de Gálvez no solo en Luisiana sino también en México y ha expresado su deseo de que la donación del cuadro al Museo del Ejército sea "un aliciente más" para visitarlo.

Asimismo, el jefe de Estado Mayor del Ejército ha agradecido a Iberdrola su "generosidad", ha felicitado a Ferrer-Dalmau y ha confiado en que las instituciones sigan colaborando "para rescatar del olvido nuestra historia" y que los españoles puedan estar "orgullosos" de esa historia.