Diario Sur

Madrid, 18 oct (EFE).- La Comisión de Interior del Congreso ha aprobado, con los únicos votos en contra del PP y las abstenciones de Ciudadanos, solicitar al Gobierno la derogación de la norma que ampara las denominadas "devoluciones en caliente" de inmigrantes, así como la retirada de las concertinas en las vallas de Ceuta y Melilla.

La iniciativa presentada por Unidos Podemos ha quedado finalmente aprobada a través de una enmienda transaccional en la que se insta al Ejecutivo a presentar un proyecto de ley para derogar la disposición adicional primera de la Ley de seguridad ciudadana por la que se modificó la Ley de extranjería, con el objetivo de ofrecer "amparo legal" a las denominadas "devoluciones en caliente" o rechazos de frontera.

Además, la proposición no de ley aprobada por la comisión solicita la retirada de las concertinas en las vallas fronterizas de las ciudades autónomas por "los graves riesgos" que suponen para la integridad física de las personas.

Pide también que las fuerzas de seguridad encargadas de la vigilancia de las fronteras en Ceuta y Melilla reciban "instrucciones" respecto a su actuación cuando se produzcan intentos de salto a las vallas y que se respeten tanto el principio de no devolución como que se garantice el derecho a solicitar asilo.

En este sentido, la iniciativa incluye el desarrollo "con urgencia" del reglamento de la Ley de asilo, aunque pide que, mientras no se concluya, se emprenda un diálogo con Marruecos para que se facilite el acceso a las oficinas de asilo de los puestos de las ciudades autónomas.

La Comisión de Interior también ha dado el visto bueno a la proposición no de ley del PP en la que insta al Gobierno a formalizar convenios de cooperación entre las fuerzas de seguridad y ayuntamientos con el objetivo de fomentar el intercambio de información y, por tanto, la eficacia policial.

Mientras, ha sido rechazada, con los votos de PP y PSOE, la propuesta de Unidos Podemos para que se reconozca el derecho de los guardias a agruparse en sindicatos.