Diario Sur

Cádiz, 18 oct (EFE).- El Ayuntamiento de Chiclana (Cádiz) y la empresa Hidralia han iniciado hoy la fase experimental de un proyecto de detección temprana y alerta de posibles contaminaciones de las aguas de baño en Sancti Petri mediante una boya con sensores que previene de vertidos y situaciones anómalas.

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, el proyecto, "pionero en España", es posible gracias a la colaboración entre la empresa Hidralia y su socia, la compañía Labacua.

La iniciativa tiene como principal equipamiento una plataforma flotante, una boya paramétrica, con sensores de monitorización en internet de calidad de las aguas.

La primera prueba ha permitido la trasmisión en tiempo real de los datos necesarios para alertar de cualquier episodio de contaminación en el caso de que se produjera en el caño de Sancti Petri.

En una simulación de un posible vertido, se ha procedido al vuelo de un dron para la detección de su origen e inspección visual.

Este aparato, que permite una inspección visual desde una perspectiva aérea para facilitar el origen de la posible incidencia, complementa a la plataforma flotante.

Según los responsables de la empresa, se podría determinar la envergadura del supuesto problema, posibles trayectorias de las manchas de contaminación, afecciones a zonas costeras, etcétera, lo que permitiría desplegar los recursos necesarios y gestionar las alertas.

La duración de este proyecto de investigación será de dos años y este tiempo permitirá determinar la efectividad del sistema para tomar las mejores decisiones en la gestión del uso de las áreas de baño, y obtener un conocimiento detallado del comportamiento de su calidad durante los periodos de monitorización.

Según el Ayuntamiento, la detección temprana de posibles episodios de contaminación tendrá como beneficio una mayor capacidad de acción ante cualquier riesgo sanitario.

"Este proyecto pionero nos puede informar en tiempo real de cualquier incidencia en las aguas chiclaneras y, una vez se constate que funciona bien, se podría montar un sistema de varias boyas, con el objetivo de evitar un percance y que ningún vertido llegue a la zona de baño", ha destacado el alcalde, José María Román, quien ha añadido que "se puede conocer físicamente qué es lo que hay con el dron, que maneja una empresa chiclanera".

El responsable de Hidralia, José Luis Trapero, ha destacado que, "después de muchas dificultades, hemos podido poner en marcha la primera fase de este proyecto y que ya nos está dando parámetros en tiempo real de calidad del agua y nos permitirá en los dos próximos meses validar su funcionamiento continuo".

Hidralia anuncia que el próximo año pondrá en funcionamiento durante cinco meses el sistema, que proporcionará información para gestionar las playas y la calidad del agua y mantener a "Chiclana como un referente internacional".