Sevilla, 1 oct (EFE).- La Fundación Carlos Espigares de Sevilla ha inaugurado hoy un programa que permitirá que niños con distintas discapacidades, tanto físicas como psíquicas, puedan guiar coches de caballo en cuatro parques de la ciudad con la ayuda de personal especializado.

Con la inauguración oficial en la jornada de hoy se da oficialidad a una idea que se inició el pasado junio, y que se puede llevar a cabo mediante el trabajo de voluntarios en los parques sevillanos de María Luisa, Tamarguillo, Miraflores y Vega de Triana.

El director general de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla, Adolfo Fernández Palomares, ha sido el encargado de la inauguración oficial, en una iniciativa que cuenta con el trabajo de la asociación cultural 'El Pinsapo', según ha explicado su presidente, Luis Manuel Guerra.

Los "enganches solidarios" utilizan las instalaciones y medios de la Escuela de Equitación Carlos Espigares para trabajar con los niños y los caballos.

Guerra sostiene que una de las cosas que más ilusión hace a los niños es que los carruajes cuentan con arneses para sujetar los carritos de los niños con problemas de movilidad, "y les hacen creer, mediante dobles riendas, una de ellas falsa, que conducen ellos", ha dicho.

La Fundación cuenta con monitores, psicólogas y un amplio equipo de trabajo, que transporta en dos vehículos a los ponis y carruajes, que llevan arneses especiales para sujetar las sillas de ruedas en las que algunos niños tienen que desplazarse.