Diario Sur

Málaga, 6 abr (EFE).- Málaga ha vivido una Semana Santa "muy brillante" desde el punto de vista turístico, con un aumento de la ocupación hotelera, que alcanzó el 97,5% entre el Jueves y Domingo de Resurrección, y un efecto económico global generado por los desfiles procesionales de 34 millones de euros, 5 más que en 2014.

El alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, ha explicado hoy en rueda de prensa que las cifras de ocupación hotelera han superado las previsiones iniciales y "se ha mejorado muchísimo" en los primeros días, entre el Domingo de Ramos y el Miércoles Santo.

Así, en ese primer tramo, la ocupación media de los hoteles de la capital malagueña superó el 85 por ciento, 1,5 puntos más que el mismo periodo del año anterior y trece puntos por encima de la cifra registrada en 2013, ha resaltado De la Torre.

En el periodo de mayor afluencia, la ocupación llegó al 97,5 por ciento, ligeramente por encima de la del 2014.

El informe realizado por el área de Turismo del Ayuntamiento malagueño, basado en los datos aportados por la patronal hotelera de la Costa del Sol, sitúa el grado de ocupación media en los hoteles de Málaga durante la Semana Santa en el 91 por ciento (2 puntos más que en el 2014) y la estancia media en 4,9 días.

Asimismo, las pernoctaciones hoteleras crecieron un 1,5 por ciento hasta situarse en 61.612 y el gasto en bares y restaurantes se incrementó un 15 por ciento.

Se calcula que los desfiles procesionales han podido generar en la ciudad un efecto económico global de 34 millones de euros -sin contar el gasto en hotel ni el efectuado por los malagueños-, una cifra que el alcalde ha calificado de "realista y en todo caso muy moderada".

El regidor ha incidido en la diversidad de reclamos de la ciudad, y ha comentado que esta Semana Santa se ha batido el récord de pasajeros de cruceros, con 20.600, a bordo de ocho barcos.

La reciente apertura del Centro Pompidou y el Museo Ruso de San Petersburgo, que han superado ya las 17.000 y 10.900 visitas desde su apertura, respectivamente, también han influido en los positivos resultados turísticos registrados, según el Ayuntamiento.

Entre las visitas que ha recibido la ciudad estos días figura la del secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai, que asistió a los traslados del Cristo de la Buena Muerte por parte de la Legión y de la Cofradía del Sepulcro.

Según el alcalde, Rifai piensa que la Semana Santa malagueña tiene méritos para aspirar a ser declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco, un tema que "hay que moverlo", ha manifestado De la Torre.

En cuanto a las perspectivas para el verano tras los resultados de Semana Santa, el alcalde ha dicho que "lo lógico" es que la tendencia al alza se mantenga, tras recordar que Málaga ha sido el destino urbano que más ha crecido en los últimos diez años y en el 2015 ha mejorado su oferta cultural, lo que se suma a las previsiones de crecimiento de cruceros y congresos.