SUR reconoce a cinco entidades sociales de Málaga por su lucha contra las desigualdades

Málaga Acoge cuenta con un programa de apoyo escolar para sus familias usuarias. /Ñito Salas
Málaga Acoge cuenta con un programa de apoyo escolar para sus familias usuarias. / Ñito Salas

Arrabal, Harena, Debra-Piel de Mariposa, Málaga Acoge y Fundación Andrés Olivares protagonizan la I Gala de Acción Solidaria, en la que colabora la Obra Social La Caixa

Amanda Salazar
AMANDA SALAZARMálaga

Los malagueños siempre han hecho gala de un espíritu acogedor y solidario. Lo han hecho históricamente, con grandes gestos como el que a principios del siglo XX les llevó a socorrer a los soldados heridos en la guerra de África, lo que valió a la ciudad el título de ‘Muy benéfica’ de su escudo. Ese impulso de ponerse en la piel del otro llega hasta nuestros días. Así lo demuestran los datos. Según el Registro Municipal de Asociaciones y Entidades del Ayuntamiento de Málaga, solo en la capital hay cerca de 190 asociaciones del llamado ‘tercer sector de acción social’ siendo la tercera ciudad de España en número de entidades, solo por detrás de Barcelona y Madrid.

SUR, con la colaboración de la Obra Social La Caixa, reconoce la labor de cinco de esas ONG por su especial papel en la lucha contra las desigualdades. Arrabal, Fundación Harena, Debra Piel de Mariposa, Málaga Acoge y la Fundación Andrés Olivares serán las protagonistas de la I Gala de Acción Solidaria, que se celebra este lunes en el Museo Picasso.

Esta fiesta de la solidaridad viene a culminar la primera temporada de la iniciativa de SUR Acción Solidaria, que cuenta con el apoyo de la Obra Social La Caixa. Acción Solidaria nació para dar a conocer a través de las páginas de este periódico los logros de las asociaciones malagueñas. Una ventana a través de reportajes o tribunas de opinión para mostrar el trabajo que realizan.

Harena tiene programas en Etiopía y Perú.
Harena tiene programas en Etiopía y Perú. / SUR

Bajo el paraguas de Acción Solidaria, tanto en la edición impresa como en SUR.es, estas informaciones han tratado temas como el voluntariado, la infancia, la tercera edad, inmigración y multiculturalidad, la formación para el empleo de colectivos vulnerables, violencia de género y la atención a las personas con discapacidad o con alguna enfermedad. Así, los lectores han podido conocer historias como la de Javiera Salas, una joven voluntaria que visitó campamentos de refugiados sirios. También a Manoli Mañas, una señora mayor que acudió a la Fundación Harena para huir de la soledad y que disfruta de la compañía de una voluntaria. Y a Brian, un niño de ocho años que gracias al apoyo escolar que recibe con la asociación Nena Paine, por fin ha empezado a sacar buenas notas. O la emotiva historia de amor de Francisco Lara y Almudena Hiraldo, que se conocieron en los campamentos de la asociación Avoi para niños en tratamiento oncológico del Materno.

Muchas historias en primera persona y muchos proyectos novedosos. Como el de la Asociación Marroquí, que a través de ‘Acompáñame’ busca un ‘hermano mayor’ para los jóvenes inmigrantes extutelados. Destaca también la figura de los mediadores interculturales de ACCEM para la buena convivencia en los barrios. Otro ejemplo es ‘Cuenta conmigo’ de Incide, que convierte a supervivientes de los malos tratos en acompañantes de otras mujeres que están empezando a romper el círculo de la violencia.

Málaga es pionera en muchos de estos programas sociales, que se han convertido en un referente a nivel estatal. Destaca especialmente la colaboración entre entidades, creando una verdadera red solidaria en un sector que genera además puestos de empleo especializados. En los años más duros de la crisis, el círculo de la familia y las ONG ha sido el salvavidas de miles de familias golpeadas por el paro, evitando en muchos casos que se truncase la infancia de muchos de niños, algo en lo que también ha colaborado la Obra Social La Caixa a través de su programa Caixa Proinfancia, al que están adheridas muchas de estas ONG.

Voluntarias de la Fundación Andrés Olivares.
Voluntarias de la Fundación Andrés Olivares. / SUR

La I Gala de Acción Solidaria también es un reconocimiento al voluntariado. Sin ellos, estas acciones no serían posibles. Más de 17.000 personas regalan su tiempo en la provincia para ayudar a los demás. A veces también su vida, como los cuatro cooperantes de la Fundación Vicente Ferrer de Málaga que fallecieron en un accidente en la India en un viaje humanitario. La I Gala de Acción Solidaria quiere agradecer esa entrega.

Por último, Acción Solidaria se convierte en la marca social de SUR, que siempre ha estado al lado de las asociaciones pero que ahora apuesta especialmente por dar a conocer su actividad dentro de su responsabilidad social corporativa. Una forma colaborar con ellas en su propósito de mejorar la sociedad.

DEBRA-ASOCIACIÓN PIEL DE MARIPOSA Contra el olvido de las enfermedades raras

La asociación Piel de Mariposa Debra es una entidad de carácter nacional. Actualmente atiende a unas 250 familias en toda España. Pero esta ONG, que ayuda a afectados de una enfermedad rara denominada Epidermólosis Bullosa, nació en Marbella en el año 1993. Desde su cuartel general en la Costa del Sol, Debra lucha desde hace casi 25 años contra el olvido y para buscar solución a través de la investigación a una enfermedad genética que hoy por hoy no tiene cura. Se denomina ‘piel de mariposa’ porque a sus pacientes les falta precisamente una proteína que es la responsable de que se peguen las capas de piel, lo que hace que se desprenda y se rompa al más mínimo roce, tan frágiles como las ‘alas de mariposa’. Los enfermos sufren un verdadero calvario de curas y tratamientos. Lejos de rendirse, Debra ha conseguido financiar parte de un ensayo clínico con células madre que han iniciado este año el Hospital Universitario La Paz, el CIEMAT, la Universidad Carlos III de Madrid y el IIS-FJD junto con el CIBERER.

ASOCIACIÓN ARRABAL AID Un cuarto de siglo de segundas oportunidades

La Asociación Arrabal AID acaba de celebrar sus bodas de plata. En estos 25 años, se ha convertido en una de las entidades sin ánimo de lucro más sólidas de Málaga y de Andalucía. Diario SUR reconoce su labor de «reconducir vidas» y de dar segundas oportunidades. En este cuarto de siglo Arrabal ha ayudado a más de 173.000 personas, casi 15.000 en el último año. Y su labor va mucho más allá de la inserción laboral. Como agencia de colocación, busca empleo a muchas personas con especiales dificultades. Pero respalda esa búsqueda activa de trabajo con apoyo psicológico, cursos de formación, alfabetización tecnológica, refuerzo educativo para niños de familias con escasos recursos o acompañamiento para el emprendimiento. Y lo hace tendiendo la mano a los colectivos con más problemas: familias en riesgo de exclusión, parados de larga duración, víctimas de la violencia de género, reclusos, personas sin hogar, prostitutas, inmigrantes o menores que llegaron en patera y que al cumplir los 18 años dejan de estar bajo la tutela de la Junta.

FUNDACIÓN ANDRÉS OLIVARES Una mano amiga para niños en tratamiento oncológico

La Fundación Andrés Olivares lleva ya siete años al lado de los niños enfermos de cáncer y sus familias, una labor que realizan tanto desde la sala con la que cuentan en el Hospital Materno de Málaga como desde su sede en la Noria. Ese apoyo ha ido creciendo a lo largo de los años y va desde la ayuda social a familias con escasos recursos a logopedia, fisioterapia, apoyo educativo y psicológico, campamentos de ocio, formación para voluntarios y parientes, talleres de reiki, una escuela musical y, en el peor de los casos, acompañamiento al duelo. A pesar de que viven de cerca el momento más demoledor para una familia, es decir, el tener que enfrentarse a la enfermedad de un hijo, sus voluntarios y técnicos nunca han perdido la sonrisa, siguiendo la estela de Luis, que fue quien inspiró todo esto. Andrés Olivares puso en pie la fundación a raíz de la pérdida de su hijo de nueve años, pero ha cumplido con creces el deseo que él mismo le pidió: Que ayudase a otros niños que estuvieran pasando por lo mismo que él. Y ese sigue siendo su propósito, atendiendo cada año a más de 60 menores, a sus padres y allegados, demostrado que de lo cotidiano también pueden surgir verdaderos milagros.

FUNDACIÓN HARENA Una década junto a los ancianos que están solos

La soledad de los mayores es una de las grandes lacras a las que se enfrenta la sociedad actual, cada vez más avanzada e intercomunicada, pero que muchas veces deja de lado a una parte de la población a la que ya no considera útil o productiva, olvidando el potencial de su experiencia. La Fundación Harena lleva una década luchando contra esa realidad y dotando a los mayores de herramientas para reducir su aislamiento. Su programa más conocido es el de ‘Soledad 0-Vida 10’, con el que voluntarios acompañan a personas mayores en sus domicilios o en residencias para la tercera edad. Van con ellos a sus recados, juegan a las cartas, les acercan al cine o a ver museos. Pero sobre todo les escuchan, algo que para estos ancianos es vital, sintiendo así que pertenecen a algo o que le importan a alguien. Diario SUR destaca el esfuerzo de Harena por ayudar a los mayores a reconectarse a la vida realizando además talleres de informática y de ‘smartphones’ con el objetivo de acercarles a las nuevas generaciones, por no olvidar sus proyectos de cooperación para el desarrollo en Perú o Etiopía.

MÁLAGA ACOGE Romper rumores sobre la inmigración

Málaga Acoge es una de las entidades más veteranas de Málaga y desde sus inicios ha velado por la integración de las personas inmigrantes. Desde el año 1990, la ONG ha sido clave en la lucha por los derechos de los extranjeros y ha se ha convertido en guardiana de la convivencia. Una de sus últimas apuestas en este sentido ha sido la campaña ‘Stop Rumores’, que la entidad lleva a cabo para romper con los estereotipos que rodean a la inmigración, apoyándose en datos reales. La entidad asesoró en sus inicios a muchos inmigrantes en la primera gran regularización del año 1991. Ahora, muchos de los programas que realiza están orientados a los niños, descendientes de aquellos inmigrantes que llegaron de forma masiva ante la llamada de la bonanza económica y el ‘boom’ de la construcción y que nacieron en suelo español. Málaga Acoge –haciendo gala de su independencia– también se propone ser esa piedra en el zapato, el espejo incómodo en el que obliga a nuestra sociedad a mirarse para no olvidar el drama de las pateras y la situación que viven los refugiados sirios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos