Pablo, el niño que vendió magdalenas caseras para ahorrar para la Gran Recogida

Pablo, haciendo entrega de su aportarción a unas voluntarias. /SUR
Pablo, haciendo entrega de su aportarción a unas voluntarias. / SUR

Este chico esteponero de once años se ha convertido en el ejemplo de solidaridad de esta sexta edición de la campaña de Bancosol

Amanda Salazar
AMANDA SALAZARMálaga

Se llama Pablo Muñoz, tiene once años y se ha convertido en el ejemplo de que se puede hacer mucho para ayudar en la sexta edición de la Gran Recogida, que finaliza hoy en centenares de supermercados malagueños. Este chico de Estepona lleva dos semanas preparándose para aportar su granito de arena en esta iniciativa solidaria. Durante ese tiempo, ha elaborado magdalenas caseras que ha ido vendiendo por su urbanización. Con el dinero recaudado, esta mañana ha acudido a un supermercado de su localidad y ha comprado alimentos no perecederos que ha donado para la Gran Recogida.

«Historias como esta son las que nos animan a seguir», señala Joaquín Jiménez, vicepresidente de Bancosol. Pero no es la única. Durante toda la jornada se han producido gestos como el de unas señoras que han aportado alimentos por 94 euros. «Otra chica ha aportado 40 euros de alimentos infantiles y una abuelita con muletas ha pagado 12 briks de leche», repasa Jiménez.

Ayer se alcanzaron 200.000 de los 650.000 kilos a los que se han propuesto llegar este año para atender a los 49.000 beneficiarios de Bancosol, a través de una red en la que trabaja con unas 220 ONG en toda la provincia. A mediodía de hoy sábado, la cifra llegaba a los 400.000 kilos. Un trabajo para el que se ha movilizado a 4.000 voluntarios en Málaga. Y aún queda mucha tarde por delante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos