Un hermano en la otra orilla

La Asociación Marroquí atiende a 2.800 inmigrantes en su camino hacia la integración./Francis Silva
La Asociación Marroquí atiende a 2.800 inmigrantes en su camino hacia la integración. / Francis Silva

La Asociación Marroquí ayuda a 3.000 inmigrantes al año para facilitar su integración. Fundada por extranjeros, utiliza la experiencia migratoria de los que ya están adaptados para asesorar a los recién llegados

Amanda Salazar
AMANDA SALAZARMálaga

Rolland Yinge lleva once meses en Málaga. Este camerunés de 40 años asegura que vivió un verdadero calvario para hacer realidad su sueño migratorio. Dejó en su tierra a su mujer y a sus dos hijos para tratar de buscar un futuro mejor en Europa. Llegó en patera a Motril y, debido a la conflictiva situación en su país, pidió el asilo. Ahora, en Málaga –donde reside en un centro de acogida– intenta adaptarse a su nueva vida. Y en una ciudad extraña, sin conocer a nadie y con costumbres e idiomas diferentes, no es una tarea fácil. Pero Rolland ha encontrado en la Asociación Marroquí una puerta abierta para hacer más sencilla esa integración.

Más información

La ONG es una de la decena de entidades creadas en Málaga por los propios inmigrantes para ayudar a otros compatriotas en su adaptación a su vida en Málaga. Senegaleses, paraguayos, bolivianos, ucranianos o nigerianos son algunos de los extranjeros que han dado el paso de asociarse y que realizan sobre todo actividades de ocio para ofrecer una red de apoyo a los recién llegados y luchar contra la soledad y el desarraigo.

En el caso de la Asociación Marroquí –que surgió en 2003 a partir de un grupo de universitarios que llegaron a la ciudad para continuar sus estudios– esa ayuda se ha extendido a otras nacionalidades y atienden al año a casi 3.000 personas de 22 países distintos, aunque el 75% de sus usuarios son marroquíes. Y su labor va más allá de dar ese colchón de bienvenida. Ofrecen a los inmigrantes las herramientas que le faltan para que su inclusión en la sociedad malagueña sea real como clases de español, talleres de informática para buscar empleo, asesoramiento legal para regularizar su situación, asesoramiento social o acompañamiento para acceder a la vivienda, según explica la presidenta de la ONG, Karima Ouald Alí.

Expertos analizan los problemas migratorios

La Plataforma de Solidaridad con los Inmigrantes de Málaga, que agrupa a una veintena de ONG, celebra el próximo sábado 13 de mayo la 20.ª edición de sus Jornadas sobre Inmigración, que este año estará dedicada a ‘La vulneración de derechos de la frontera sur’. Las conferencias tratarán desde el caso del Tarajal, en la frontera de Ceuta, hasta el acuerdo de la UE con Turquía y sus repercusiones para el derecho de asilo. Una de las ponencias estará dedicada expresamente a los Centros de Internamiento para Extranjeros, después de que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, informase en el Senado de que se preveía crear un nuevo CIE en Málaga, un anuncio al que ya han contestado todos los grupos políticos en el Ayuntamiento y la Diputación, rechazando su creación de forma unánime. Las charlas se celebrarán desde las 10.00 horas en el Centro Social Plaza Montaño.

«Lo que nos diferencia de otras asociaciones que ayudan a inmigrantes es que nosotros hemos pasado por lo mismo que están pasando ellos ahora. Compartimos códigos culturales, idioma y hemos vivido las mismas circunstancias; cuando entran aquí sienten que están como en casa, confían en nosotros y nos ven como un referente», señala Ouald Alí. «Todos llegan con historias duras a sus espaldas, se sienten solos, sin trabajo ni saber cómo empezar a buscarlo; a esto se suma la decepción que sufren muchos cuando se encuentran con la realidad, porque llegan pensando que esto es el paraíso», dice Tamara González, responsable de actividades de la ONG, situada en el Centro histórico.

«Cuando uno emigra a otro país, su referencia más importante no son las oficinas públicas ni la prensa local, son otras personas del mismo origen; es la red más fuerte para descubrir una nueva ciudad y sus recomendaciones son las que van a tener más valor; nos pasa a los españoles al ir a Europa y también a los inmigrantes que vienen aquí», señala Luis Pernía, presidente de la Plataforma de Ayuda al Inmigrante a la que pertenecen algunas de estas entidades. «Es una de las líneas que promovemos en la Plataforma, que los propios inmigrantes gestionen su identidad y sus problemas», dice.

La labor de la Asociación Marroquí no es solo lograr que los inmigrantes se adapten, sino también sensibilizar a la población española y mejorar la convivencia entre culturas a través de diferentes campañas, además de poner en valor las raíces de los propios extranjeros y lo que aporta la interculturalidad. Ahora además, se hace especial hincapié en la prevención de la radicalización en los adolescentes con talleres específicos, y para evitar la islamofobia que provocan los ataques terroristas reivindicados por el Daesh.

Fotos

Vídeos