La falta de ayudas a Emaús compromete la labor de cuatro comedores sociales en Málaga

Imagen de la fachada del local que Emaús tiene en Vélez-Málaga. /
Imagen de la fachada del local que Emaús tiene en Vélez-Málaga.

El retraso en el pago de las subvenciones públicas y la caída del número de socios dejan sin liquidez a la asociación

ALBERTO GÓMEZ , AGUSTÍN PELÁEZ y ANTONIO J. GUERRERO

La falta de socios y los retrasos en el pago de las ayudas públicas ponen en riesgo la continuidad de la labor de Emaús, que atiende a más de 550 personas en los cuatro comedores sociales que tiene en la provincia de Málaga. La asociación apenas dispone de liquidez para pagar las nóminas del próximo mes, según lamenta su coordinadora, Eva Casal. Esta organización sin ánimo de lucro mantiene convenios con los cuatro Ayuntamientos de los municipios donde disponen de comedores (Torremolinos, Vélez-Málaga, Estepona y Antequera), que aún no han abonado las ayudas contempladas este año. La situación compromete el servicio diario que presta la asociación, consistente en ofrecer un almuerzo caliente y entregar bolsas con bocadillos, galletas, frutas y otros alimentos para desayunos y cenas.

En Torremolinos, donde Emaús tiene su casa madre y ayuda a las personas en riesgo de exclusión social desde los años noventa, el Consistorio había suscrito un acuerdo por el que abonaba 5.400 euros mensuales a cambio de que la asociación se hiciera cargo también del servicio de reparto de comida a domicilio destinado a mayores de 65 años, personas dependientes o con problemas movilidad y pocos recursos que tienen dificultades de autonomía. El convenio topó hace meses con reparos técnicos porque el procedimiento, según explican desde el Ayuntamiento, no podía seguir prolongándose por tener carácter contractual. El Gobierno local se comprometió a licitar una subvención nominativa, algo que requiere la modificación del plan estratégico de ayudas municipales, trámite que todavía no se ha realizado.

El comedor de Vélez-Málaga es el que más usuarios diarios tiene, con una media cercana a las 200 personas. El Ayuntamiento abonó los 45.000 euros del convenio de 2017 el 30 de diciembre, un retraso que provocó el endeudamiento de Emaús en la localidad axárquica, aunque la ayuda sirvió para pagar nóminas. La asociación ha solicitado que durante este ejercicio la subvención sea abonada con anterioridad, pero el Consistorio considera «poco probable» adelantar el procedimiento «al no haberse aprobado el presupuesto».

El escenario resulta más halagüeño en Estepona, donde el Ayuntamiento se hace cargo de varios suministros, como la luz y el agua, y aporta 18.000 euros anuales. Al tratarse de subvenciones periódicas, el Gobierno municipal las incluyó hace años de forma nominativa en las cuentas del Ayuntamiento, que abona el 80 por ciento de la ayuda en agosto y el 20 por ciento restante en diciembre, una vez que la asociación justifica la actividad realizada durante todo el año. Este sistema ha propiciado que en el comedor social de Estepona «no haya tanto agobio» como en el resto, según detalla Casal. El local, como en el caso de Vélez-Málaga, es una cesión municipal.

Recursos

El comedor más insostenible, explican desde la asociación, es el de Antequera: «Se traga recursos de otros comedores de la provincia». Casal asegura que abrieron «con la promesa pública por parte del Ayuntamiento de hacerse cargo de los suministros», un compromiso «que todavía no se ha cumplido». El Consistorio abona 6.000 euros anuales, el convenio de menor importe de los cuatro firmados en Málaga. Desde Bienestar Social alegan que la ONG «optará a ayudas como el resto de colectivos, cuando se abra el período de presentación de solicitudes». Además de las ayudas municipales, Emaús tiene como fuente de ingresos las donaciones de sus socios, que han caído en los últimos meses. «La gente piensa que ya ha pasado la crisis y que no se requiere tanta ayuda, pero atendemos a cientos de personas que necesitan comida cada día», explica Casal.

¿Cómo puedo ayudar?

Para hacerse socio, la organización facilita un número de teléfono: 951.296.224. La asociación también ha puesto en marcha una batería de actividades para difundir su labor, obtener nuevos ingresos y captar voluntarios, como el mercadillo solidario de libros que se instalará en el Centro Cultural Picasso de Torremolinos desde el jueves hasta el martes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos