Cudeca busca voluntarios para su almacén en El Viso

Imagen general del 'outlet' de Cudeca en el Viso durante una visita de su presidenta honorífica y fundadora Joan Hunt/SUR
Imagen general del 'outlet' de Cudeca en el Viso durante una visita de su presidenta honorífica y fundadora Joan Hunt / SUR

La Fundación de Cuidados del Cáncer necesita una treintena de personas para su 'outlet' benéfico, donde se clasifica y prepara la ropa y artículos de segunda mano que llegan a sus 20 tiendas en la provincia

Amanda Salazar
AMANDA SALAZARMálaga

Con 900 voluntarios -750 de ellos directamente en las tiendas-, Cudeca se precia de ser una de las ONG malagueñas con más masa humana. Pero a la entidad le ha surgido un problema. Le cuesta conseguir voluntarios para el 'outlet' que abrió hace dos años en el Polígono El Viso de la capital. La razón: Que está más alejado del núcleo urbano que cualquiera de sus tiendas a pie de calle y hay que acudir en coche o en autobús. Lo malo es que precisamente ese enclave es la base de operaciones de toda la red de tiendas de Cudeca. «Son las entrañas de la fundación», indica Inmaculada Ruiz Torres, responsable de voluntariado de la entidad. Si no cuenta con gente para clasificar lo que donan los malagueños, todo el engranaje de las ventas de ropa y artículos de segunda mano se ralentiza.

Cudeca busca 30 de voluntarios para poder apoyar esta labor de clasificación en su 'outlet'. Actualmente, cuenta con 20 voluntarios que seleccionan y clasifican ropa. Pero no solo eso. Según Ingrid Rivera, coordinadora del almacén central de tiendas señala que los voluntarios pueden hacer mucho más. «Aquí se puede hacer de todo, coser, customizar ropa, atender a los clientes que llegan a la tienda de venta directa que también tenemos aquí, organizar discos, calzado, libros, restaurar muebles, limpiar y reparar lámparas o equipos de música e nuestro taller... las posibilidades son infinitas», señala la responsable, que anima a quien tenga unas horas disponibles a probar porque, además, «hay muy buen ambiente de trabajo». El almacén también dispone de una zona de lavado y planchado para «dar una vuelta» a prendas que con un poco de cuidado y arreglo pueden salir a la venta. «Acabamos de organizar una fiesta de primavera para reunir a los voluntarios de los distintos turnos y que se conozcan entre ellos», señala Rivera, quien afirma que no hacen falta conocimientos previos para trabajar de voluntario y que la gente que acude a colaborar acaba aprendiendo a hacer distintas cosas.

En horario de mañana

El horario para hacer de voluntario es por la mañana, de lunes a viernes. En cuanto al perfil, son de todas las edades y circunstancias. Y lo mejor, según explica uno de los voluntarios, Emilio Jiménez, es «sentir que apoyas a una causa así». Emilio llegó a la entidad después de conocer Cudeca gracias a los cuidados que prestaron a un amigo enfermo. Este prejubilado de Ron Bacardi lleva ya los dos años colaborando junto a su mujer en el 'outlet' cada miércoles. «Para mí es muy reconfortante saber que lo que hacemos va directamente a ayudar a la labor asistencial de la entidad», señala.

Voluntarios que trabajan en el almacén de Cudeca en el Viso.
Voluntarios que trabajan en el almacén de Cudeca en el Viso. / SUR

Los responsable de Cudeca no dejan de referirlo cada vez que tienen ocasión. La Fundación de Cuidados del Cáncer, con más de 25 años de trayectoria, funciona en gran parte gracias a la generosidad de los malagueños a través de las donaciones que realizan. De hecho, la entidad benéfica malagueña recibe unas 350 toneladas de ropa anuales de las que vende en algunas de sus 20 tiendas un total 150 toneladas -las otras 200 las envía a plantas de reciclaje por no reunir los requisitos de calidad-. Gracias a esas ventas, logra un beneficio de 500.000 euros al año, un 40% del presupuesto total para poder atender con cuidados paliativos a más de 1.300 pacientes de cáncer y otras enfermedades en fase avanzada.

«Nos llegan muchas cosas. Algunas son prendas normales, las típicas de las que nos deshacemos cuando cambiamos el armario; pero otras son realmente valiosas, y las personas nos las donan porque saben que podemos sacarle un dinero», señala Ruiz Torres. Así, han llegado prendas de grandes marcas, antigüedades, vajillas de gran valor. La labor de los voluntarios es, por tanto, saber reconocer esas 'joyas' y ordenar los artículos para destinarlo a la tienda adecuada. «Hay tiendas que por su tipo de cliente venden más género infantil, más tallas grandes o artículos de marca», dice. Una labor que ahora busca más manos dispuestas a ayudar.

Cudeca ha realizado un vídeo para animar a posibles interesados:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos