Diario Sur

Accion Solidaria

Lleno de buenas intenciones en Alcazabilla

fotogalería

Miembros de la Legión 501, junto a participantes en el acto solidario. / SUR

  • El público responde a la segunda convocatoria de El Pimpi Solidario: calle abarrotada y muchas compras en los expositores de las asociaciones

A un lado toca una panda de verdiales, enfrente un grupo de payasos entretiene a los pequeños. Y de fondo, sobre el escenario principal, suena un rap dedicado a Málaga Acoge. Porque de eso va este día. Más allá del ocio al aire libre de un martes de fiesta, hoy toca recordar y colaborar con quienes trabajan día a día por los demás. El Pimpi Solidario abarrotó esta mañana la calle Alcazabilla de familias y grupos de amigos en su segunda edición. Hasta la Legión 501 se paseó por allí.

La recaudación del restaurante, de la barra exterior, de los diferentes expositores en los que se vende artesanía hecha por las ONGs y del rincón de maquillaje y peinado de Fuertes y Hermosas se destinará a 16 asociaciones malagueñas. 80.000 euros se recaudó el año pasado. "Y el reto de este es duplicarlo", asegura Pepe Cobos, dueño de El Pimpi, impulsor de la iniciativa. Van por el buen camino. "Estamos vendiendo hasta cuatro veces más que el año pasado, estamos casi terminando el material", decía al mediodía María Montserrat Méndez, madre superiora de las Hermanitas de los Pobres.

Pero si importante es el dinero, no lo es menos la difusión. Cada una de las ONGs participantes cuenta con un expositor desde donde visualiza su trabajo, capta nuevos socios e insiste en la importancia del voluntariado. "Sin dinero no hacemos nada, pero también necesitamos que se nos conozca, que sepan que existimos", señala Marisol García, presidenta de la Asociación de Enfermos de Alzhéimer Bezmiliana de Rincón de la Victoria.

Hablando de solidaridad no podía faltar un nombre. El recuerdo a Pablo Ráez protagonizó el momento más emotivo del evento con un carta escrita por el periodista Pepe Palacios a este "ejemplo de vida, lucha e inconformismo". "La enfermedad ha vencido a tu cuerpo pero tu llama sigue encendida en todos nosotros", leyó. Un manifiesto por la paz y una suelta de palomas pusieron fin al acto central de la jornada, pero esto no ha hecho más que empezar. La fiesta por la solidaridad continúa hasta la noche en los alrededores de El Pimpi.