diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 10 / 16 || Mañana 10 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Fernando Gálligo, psicólogo del Instituto Andaluz de la Mujer: «A muchas jóvenes les siguen gustando los chicos 'malotes'»

ENTREVISTA

Fernando Gálligo, psicólogo del Instituto Andaluz de la Mujer: «A muchas jóvenes les siguen gustando los chicos 'malotes'»

'Mi chico me pega, pero yo le quiero' es el llamativo título del libro en el que Gálligo aborda el maltrato a edades tempranas

04.01.10 - 02:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Si tú me dices ven, lo dejo todo. Quizá los jóvenes no entonen hoy boleros, aunque muchos pueden decir más o menos lo mismo a ritmo de rap. Tras casi dos años de trabajo, Fernando Gálligo, psicólogo, máster en Sexología y experto universitario en Género e Igualdad de Oportunidades, ha publicado un libro en el que aborda el maltrato en mujeres jóvenes; la forma de detectarlo y la manera en la que algunas víctimas se han convertido en supervivientes.
-Empecemos por el título: 'Mi chico me pega, pero yo le quiero'. Para muchas personas, difícil de entender.
-A veces hay una historia previa de maltrato que condiciona bastante, y en otros casos pesa la dependencia emocional. A veces, en la formación de la personalidad se producen lagunas emocionales, de afectividad, porque no nos hemos sentido lo suficientemente aceptados. Puede ocurrir que esa persona se precipite en una serie de relaciones para encontrar en el otro esa seguridad que ella misma no se tiene. Entonces es más vulnerable. Es importante saber estar solo o sola para saber estar en pareja. Si sabes estar sola te vas a implicar en una relación sólo porque te compensa.
-Y sin embargo, le quiero... ¿Hablamos de jóvenes que ya sufren maltrato físico?
-Sí. Hablamos de que hay maltrato psíquico, por supuesto, y también los inicios del maltrato físico. Podemos hablar de casos como el de una chica de 19 años a la que él, de vez en cuando, le produce hematomas o heridas sangrantes, incluso primeras fracturas de dedos o de nariz. Aún así sigue diciendo: «Pero es que yo, le quiero» o «es que estoy enamorada». En muchas ocasiones estamos ante la primera relación, y tienen muy sobrevalorado el amor. Creen que van a ser capaces de cambiarles o que la situación cambiará cuando se vayan a vivir juntos.
-Parece que en el terreno de las relaciones avanzamos poco.
-Muy poco. Siguen repitiendo frases de toda la vida. Eso de la media naranja o «es celoso porque me quiere». Les siguen llegando muchos mensajes en los que se exalta el amor sacrificado y la entrega total; y hay pocos modelos alternativos. Cuanto más canalla... A muchas les gustan los 'malotes', a los que admiran. Es sorprendente que presuntos autores o cómplices del asesinato de Marta del Castillo estén recibiendo cartas de admiración de chicas jóvenes. En estudios que se han hecho sobre actitudes ante los malos tratos en gente joven hay un porcentaje preocupante de chicas a las que les gusta 'el malote'.
-¿Qué deben hacer los padres cuando detectan que su hija tiene una relación de riesgo?
-El problema fundamental es que la chica no reconoce que eso que le está sucediendo es maltrato, y también que está en una edad en la que ve el mundo adulto como distinto y distante, con lo cual, cuanto más insista la madre en su ansiedad y en su actitud de control, más se va a encerrar y más se va a distanciar la hija. Pueden entrar en un círculo vicioso.
-¿Qué hacer?
-Nosotros intentamos calmar a los padres para que no la presionen tanto. Sí deben estar muy atentos para buscar ese momento en el que la chica esté más receptiva porque le haya pasado algo, y aprovechar ese día para lograr el acercamiento.
-¿Y si no sucede?
-Deben intentar conseguir la colaboración de alguien cercano, de la edad de la hija. Un amigo o una amiga sensata, de su edad, que sea capaz de hacerle ver que se encuentra en una relación de maltrato; que la acompañe a un organismo de igualdad. Es más fácil conseguir el acercamiento a través de alguien del grupo de iguales.
-¿En qué consiste un plan de autoprotección personal?
-En algunas medidas que son convenientes tomar cuando vives una situación de alto riesgo.
-Como por ejemplo evitar un reencuentro a solas.
-Sí. Él quiere quedar para reiniciar la relación y utiliza excusas tales como que quiere aclarar algo o de devolverle las cosas. Comienza la discusión y él termina acuchillándola o prendiéndola fuego. Yo siempre les digo que las cosas no son imprescindibles; que ya habrá tiempo de recogerlas o incluso que se pueden desechar. Lo importante es preservar la vida. Lo mejor es no quedar.
-¿Y si finalmente quedan?
Que nunca queden a solas; que vayan acompañadas por otra persona que inspire cierto respeto. Que el encuentro se produzca en un lugar por el que transite gente que pueda prestar ayuda en caso de apuro.
-En el libro aborda mitos como el de la eterna juventud. ¿Por qué?
-Pues porque sobrevalorar la juventud conlleva cierto infantilismo, vivir el momento, deprisa y de forma poco coherente.
-¿Se corre también en las relaciones?
-Mucho, y se detecta especialmente en las parejas jóvenes. Se conocen, enseguida se consideran novios y se van a vivir juntos. Cuanto menos se conozcan más fácil es colar esa imagen ideal que se ofrece al principio. Luego, a los seis meses, al año o al año y medio él considera que tiene la relación asegurada y se quita la careta. He atendido el caso de una chica a la que el novio le partió la nariz a los siete meses de relación.
-¿Y el mito del amor romántico?
-Sigue existiendo. Si tu me dices ven, dejo los estudios. Puede que la letra sea ahora de un rap, pero sigue funcionando.
-¿En qué estamos fallando?
-La educación intrafamiliar es fundamental. Hay que poner normas, límites; educar en el respeto y en una igualdad en la que se comparte, en la que los miembros de la familia se ayudan y se respetan y donde cada uno aprende a ser responsable.
En Tuenti
Fernando Gálligo, psicólogo del Instituto Andaluz de la Mujer: «A muchas jóvenes les siguen gustando los chicos 'malotes'»

Gálligo empezó a detectar hace años que cada vez llegaban más jóvenes a pedir ayuda. :: ÁLVARO CABRERA

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.