diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 23 / 29 || Mañana 22 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Un hotel a la última moda

VIVIR

Un hotel a la última moda

Desde un lago con peces hasta un circo. Diseñadores, estilistas y fotógrafos dan hoy rienda suelta a su creatividad en 26 habitaciones de un establecimiento de Málaga

21.11.09 - 02:17 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Si abre la 201, entrará en el jardín del Edén. Si se decide por la 202, encontrará un universo metálico y futurista. Y siguiendo el pasillo, tras la 207, se esconde un circo. Cada puerta de habitación es la tapa de una caja de sorpresas en Loverbooking, el encuentro entre enamorados de la moda que hoy transforma el hotel Room Mate Lola (c/ Casa de Campos, 17) en una inédita pasarela de creatividad de la mano del estudio creativo La madre de los Beatles. Una treintena de diseñadores, estilistas y fotógrafos 'customizan' 26 dormitorios del establecimiento con sus propuestas innovadoras vinculadas al mundo de lo 'fashion'. No pueden sacar la cama y el cabecero, lo demás se deja a su imaginación. Algo que les sobra.
El público tendrá doce horas para entrar y salir de las habitaciones a su antojo, conocer de cerca las colecciones de veteranos y jóvenes diseñadores, comprar aquello que le conquiste -y que su dueño quiera vender- y participar en curiosos talleres. Desde 'Díselo bordando', en el que se vuelve al diseño más artesanal; hasta un curso de asesoría de imagen y maquillaje en la que expertos determinarán qué le sienta bien y le acompañarán a las habitaciones que se ajusten a su estilo. Y más: el diseñador Arcadio Rodríguez colocará a los visitantes una prenda que acaba de desarrollar, sin costuras y con varias posiciones, para comprobar cómo interactúan con ella.
Después de un largo día en contacto con la moda, el malagueño Hilario Carruana pondrá el cierre con un desfile de diseños geométricos, prendas que permiten hasta doce posturas. La escalera que conecta cada planta será la pasarela.
Como un cliente más, los diseñadores tomaron ayer el hotel a partir de las doce de la mañana. Poco a poco, el Room Mate comenzó a llenarse de cajas, ropa, todo tipo de materiales, herramientas... Al mismo tiempo, las habitaciones fueron cobrando vida.
Instalación
En la 103, la firma de ropa y complementos Yoohooloo daba forma a su proyecto 'Diógenes by Yoohooloo'. «Queremos jugar con la doble idea del síndrome de diógenes y la figura del filósofo Diógenes, que representa todo lo contrario, es el precursor del consumismo responsable», contaban María Flores y Estefanía Muñoz. Por eso, montaban ayer una instalación en la que «el armario vomita toda esa ropa que la gente desecha sin apenas haberla usado» y, por otro lado, exhibirán una selección de su colección, realizada con 'stocks' de pantalones de pana antiguos. El baño de la habitación será su mini-tienda.
El reciclaje es también la filosofía de ColorínColorado, en la 113, una firma barcelonesa que elabora anillos, broches, diademas, clips... con prendas que ya no son útiles en los circuitos de la moda. La cama será un evocador jardín y distintas cajas expondrán sus colecciones por estampados.
Subiendo a la segunda planta, en la 201, el fotógrafo Saud Rifat y una decena de ayudantes construyen 'The garden of Eden', una reproducción de una sesión fotográfica de moda (o 'shooting', como se llama en el mundillo) ambientada en un entorno natural. «No quiero esconder la cama, que se vea que es una habitación, pero el impacto será encontrarse con que ha crecido un jardín en el interior», explica. Vegetación por las paredes -para lo que han instalado una estructura de madera-, un lago con peces y hasta una base de humo para «dar un toque místico». Cuando él dispare con su cámara, el público verá el resultado inmediatamente en la pantalla de un ordenador. Sin trampa ni cartón... sin 'photoshop'.
A su lado está Artemorphosis, una joven productora de vestuario para espectáculos. Su habitación sumerge al visitante en un mundo futurista y metálico. La cama se cubre con una tela metálica ondulada, varias maniquíes exhiben modelos vanguardistas y el escritorio se convierte en un 'stand' de maquillaje. En el baño, cambia el estilo: allí preparan una exposición de su colección de lencería «barroco-moderna».
Con carpa incluida
Unos pasos más allá, en la 207, Malabarista transforma la mitad de su habitación -la comparte con Anika Dreams- en un circo, en consonancia con el espíritu de sus complementos, «como de cuento». «Quería traer a mi perro salchicha y ponerle un pelucón para que fuera mi león, pero no ha podido ser», cuenta la joven diseñadora. Y es que el espacio no deja de ser un hotel. Lo que no faltará es la clásica carpa circense y ella ataviada de maestra de ceremonia.
La influencia de la moda llegará también hasta el CAC Málaga, donde expertos como Inés Aguilar (de la Casita de Wendy), el diseñador José Castro y el editor de moda Vicens Mustarós han agotado las plazas para sus ponencias. Parece que hay ganas.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Un hotel a la última moda
Las diseñadoras de Yoohooloo, en plena transformación de la habitación 103. / CARLOS MORET
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.