diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 23 / 29 || Mañana 22 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Una salida al galope

MÁLAGA

Una salida al galope

Seis caballos desahuciados por sus antiguos dueños emprenden viaje hacia Holanda en busca de una familia que los adopte. El albergue que los acogía advierte del aumento de los abandonos y de la escasez de medios para hacerse cargo de los equinos

En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Bollycao es ahora un potro joven y apuesto, pero bajo su negro pelaje aún se intuyen las lesiones que le causó el vehículo que lo atropelló en una carretera de Algeciras. Desde entonces, su vida no ha sido fácil. Primero, la asociación Cyd Santa María lo cuidó y lo alojó en el albergue para caballos abandonados que tienen en Alhaurín el Grande.
Allí se recuperó de sus heridas en el costado y, después fue dado en adopción, aunque al tiempo sus nuevos dueños lo devolvieron. Pese a todo, no pierde la alegría ni las ganas de vivir. «Le llamamos Bollycao por lo dulce que es», comenta Virginia Solera, una de las responsables de esta asociación de acogida. Ayer mismo, Bollycao emprendió una nueva aventura con cinco équidos más como compañeros de viaje. Alrededor de dos días y medio tardarán en cruzar media Europa en un trailer con destino a Apeldoorn (Holanda), donde esperan encontrar la suerte que aquí no han tenido.
El viaje es de ida y sólo lo será de vuelta si en el plazo aproximado de un mes no encuentran una familia de adopción. Virginia Solera explica que es la primera vez que se lleva a cabo un traslado de estas características desde España, a pesar de que en otros países europeos el envío de animales domésticos es una práctica común.
La clave ha sido la buena voluntad de Kennard A. Buisman, propietario de la empresa holandesa Horse Service BV, que pagará el traslado y la manutención de los caballos hasta que encuentren nuevos dueños en su país. Sólo el transporte le costará casi 4.000 euros.
Hace unos tres meses que Kennard visitó las cuadras de Cyd Santa María para llevarse un equino adoptado por una compatriota. Acostumbrado sobre todo a transportar sanos caballos de carreras, el estado de algunos de los animales del centro ablandó su corazón y llegó a un acuerdo con la asociación malagueña para hacerse cargo de este grupo. Entre ellos se encuentran Mandy, una veterana yegua buena y tranquila a la que la Policía Local de Ronda encontró vagando por la carretera. También Moonlight, un caballo blanco que estuvo una semana tirado en Marbella, con daños en los cascos y casi sin poder moverse. «No tiene maldad ninguna, cualquier niño de Holanda se divertiría mucho con él», apunta Concordia Márquez, presidenta de Cyd Santa María.
Leyes más estrictas
Las responsables de esta ONG visitaron el fin de semana Apeldoorn y se quedaron sorprendidas de lo estricto de las leyes de allí en lo que se refiere a los animales. «Allí un abandono puede implicar hasta la cárcel», explica Márquez, quien recuerda que, hoy por hoy, en España las administraciones no cumplen con la legislación.
Virginia Solera añade que este año han sufrido en el albergue un «colapso brutal», con hasta 50 caballos acogidos por el aumento de los abandonos. La situación es más dramática porque ni ayuntamientos, ni Junta, ni Diputación se hacen cargo a pesar de los intentos de Cyd Santa María por firmar convenios con ellos.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Un grupo de voluntarias saca los animales de su centro de acogida. / J. J. B.

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.