Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
SURtv.esSURtv.es | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 23 abril 2014

Gente

GENTE

Ira de Fürstenberg inaugura una exposición y hace alardes de poder de convocatoria. Sólo se le resistió el príncipe Andrés de Inglaterra. Pasó de largo

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
S I se me olvida algún duque, conde, princesa o marquesa que me perdonen, por caridad. Los árboles genealógicos de la nobleza tienen tantos vericuetos que me pierdo en el frondoso bosque veraniego de títulos hasta que una rama me rebota en la cara. Gracias que todavía hay almas caritativas que se chivan en mi oído, como si llevara adosado un Espasa Calpe del pedigrí versión audioguía.
«Sí hombre. ¿Qué no sabes quién es ese? Es el duque de Alburquerque. Su bisabuelo era consejero de Alfonso XII». 'Cachis'. Juro que uno de estos días me doy dos o tres latigazos por tan craso error. Y como este, tropecientos, que una es más de 'Hola' que del Archivo Histórico Nacional, donde los legajos rebosan nombres y apellidos que no acaban nunca. Para coger la bombona de oxígeno.
Nobleza, realeza y gente con 'chismitos', que no tienen títulos pero podrían ser titulares del Banco de España, se congregaron en marabunta en la inauguración en el hotel Marbella Club de la exposición 'Objeto únicos' de la princesa Ira de Fürstenberg, ex mujer del desaparecido Alfonso de Hohenlohe.
En las vitrinas desde un cuenco con apliques de cerezas a una foca con piedras preciosas incrustadas o un rinoceronte con chaleco de oro en el lomo. Sin comentarios. Sólo el aséptico: piezas de cristal de roca 'customizadas' por Ira con materiales nobles. De 1.800 a 12.000 euros la broma, por si quieren decorar su chimenea victoriana. Que donde caben dos rinocerontes al final entra la manada.
Por la exposición pulularon Hubertus Hohenlohe, hijo de la anfitriona que expone sus fotografías puerta con puerta; Carlos Sobera con su novia, que hoy más que nunca querrá ser millonario después de saborear la 'jet set'; Philip Junot con una amiga que le sacaba dos cuartas; Gunilla Bismarck y Luis Ortiz, como el Espíritu Santo; Beatriz de Orleans con su 'troupe'; y María Teresa Campos, figurín y a la espera de noticias.
Ojo, que la lista sigue. Alfonso de Borbón y su mujer, Marisa Yordi, ella con la pierna enyesada pero esquivando a la prensa; Fernando Martínez de Irujo, visto y no visto; Manolo Segura, ya padre oficial de Borja Thyssen, con el caché que da eso; o Remedios Cervantes y sus piernas interminables (y paro aquí que nos quedamos sin tinta).
De cena con amigos
Hacía tiempo que no se veía tanto glamour junto y pegado a una vitrina. Tocaba. Ira de Fürstenberg alardeó de poder convocatoria y le salió una noche casi redonda. Pena que sólo el príncipe se convirtiera en rana. Como lo leen. Mientras los más de 200 invitados de alto copete ponían nota a la creatividad de la princesa a pocos metros, en los jardines del hotel más realeza: el príncipe Andrés de Inglaterra, asiduo a Sotogrande (Cádiz), cenaba en compañía de unos amigos.
Casi asoma cuando quedaban pocas almas para echarle un vistazo a la colección. Toda la corte le esperaba pasada la medianoche. Prefirió montarse en su coche y poner rumbo a su escondite veraniego. Ira se quedó compuesta y sin príncipe. Y nosotros, con el rocío en los huesos, compuestos y sin foto.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS