Burgos aspira al Guinness con el primer encuentro de nombres raros

J. M. FRANCISCO. COLPISA

Ni los reyes godos tenían nombres tan extraños como los que adornan a los vecinos de Huerta del Rey, municipio de 1.200 habitantes de Burgos que ha organizado este fin de semana el primer Encuentro Internacional de Nombres Raros.

Sindulfo, Onesiforo, Hermógenes, Marciana, Canuto, Ninfodoro, Yerónides, Filadelfio, Especioso, Firmo, Ercilio, Vandregisilo, Gundena, Bársaba, Olimpio. Así se llaman algunos habitantes de esta localidad que pretende inscribirse en el libro Guinness con el récord de nombres de pila que no figuren entre los cien más habituales del Instituto Nacional de Estadística.

El origen de esta rareza se remonta a finales del siglo XIX, cuando el secretario municipal, Adolfo Moral, decidió tirar del santoral para bautizar a los recién nacidos para evitar coincidencias a la hora de repartir el correo, porque en aquellos años casi todos los habitantes se llamaban igual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos