Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
SURtv.esSURtv.es | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Málaga

MÁLAGA

El sector crece hasta un 40% en los últimos meses ante el aumento de las deudas de las empresas Los profesionales relacionados con la construcción, los que más demandan este tipo de servicios
09.08.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Los impagos se disparan y reactivan los negocios de cobro de morosos
MOROSOS. Muchas empresas y particulares han dejado de pagar sus facturas por las dificultades económicas. / SUR
La subida del euríbor, el encarecimiento de las hipotecas, el aumento del precio del petróleo, la tasa de paro que se sitúa en cotas que no se veían desde hace más de diez años Muchos malagueños han tenido que apretarse el cinturón ante una crisis que cada vez parece más negra, y para algunos ni siquiera eso es suficiente para afrontar los pagos. Y no sólo son particulares los que deben pasar el mal trago. Centenares de empresas tienen desde hace meses dificultades para saldar las cuentas con sus acreedores. Sin embargo, el panorama no pinta igual para todos. Para algunos sectores, las dificultades del resto de los mortales se convierten en oportunidades de negocio. Es el caso de los cobradores de morosos, que este verano están haciendo su agosto debido al aumento de impagos.

«El negocio ha aumentado hasta un 40%», indica Juan Carlos Granda, director comercial de El Cobrador del Frac. «Creemos que este incremento será sólo el principio y que el mayor volumen de trabajo nos llegará a partir de septiembre; estamos diciendo a todos nuestros clientes que a partir de otoño será más complicado conseguir los cobros porque la situación estará peor», prosigue. Granda asegura que su empresa tiene ahora tanto trabajo como hace 15 años, con la crisis de 1993, por lo que están ampliando plantilla en todo el país ante el aumento de la demanda. «Sobre todo, hay muchas empresas relacionadas con la construcción que están hasta el cuello porque no consiguen cobrar lo que les deben y a su vez no pueden pagar sus propias deudas», señala Granda.

El lastre del ladrillo

El pinchazo del sector del ladrillo ha supuesto menores ventas de pisos en promociones que ya estaban levantadas y las pequeñas empresas subcontratadas por las promotoras no reciben más que largas por los servicios prestados. «La crisis del ladrillo ha afectado a cristaleros, marmolistas, electricistas, fontaneros y un largo etcétera de empresas subsidiarias», señala Granda, quien afirma que esta situación empezó a verse antes en zonas de la Costa, como Málaga, con un fuerte peso del ladrillo, pero que ya se ha extendido a todo el país.

Las empresas de cobros juegan con la baza del qué dirán para conseguir que los deudores salden sus cuentas. Disfrazados con trajes de gala o de colores vistosos, convencen al moroso a la luz del día para conseguir que su cliente cobre lo que le deben. El responsable de El Zorro Cobrador, José Romero, asegura que las empresas de cobro están dejando de ser la última opción. «Los clientes acuden a nosotros porque por la vía judicial es más difícil obtener el dinero que se les debe», indica.

Aunque no todos piensan lo mismo. La empresa Tuscobros.com es especialista en la gestión amistosa con el deudor haciendo valer la ley antimorosidad aprobada en 2004. Y si al final no pagan, acuden a la vía judicial a través del procedimiento monitorio. Juan José Panizo, actual gerente de Tuscobros.com, asegura que existen dos tipos de morosos: el que es un moroso profesional y el que se convierte en moroso por las circunstancias. «El primer tipo está localizado a través del Asnef y no ha aumentado, pero en los últimos meses se han multiplicado los morosos del segundo tipo, es decir, pequeñas o medianas empresas que no pueden hacer frente a los pagos por falta de liquidez», indica.

«Normalmente, este último tipo de moroso no quiere tener deudas, pero no sabe cómo afrontarlas porque prácticamente está en situación de ruina; nuestra empresa ofrece la posibilidad de pagos aplazados si acepta de forma amistosa la responsabilidad de la deuda», indica Panizo.

Vía monitoria

En Tuscobros.com no utilizan disfraces ni persiguen a los deudores, según indica, y si no queda más remedio acuden a la vía judicial que, defiende Panizo, ha mejorado mucho en los últimos años. «Por la vía amistosa se puede cobrar un impago en dos meses; por vía monitoria, tarda un año aproximadamente gracias a que los pleitos en este tipo de deudas se han agilizado mucho». El monitorio es un proceso especial que otorga una tutela o protección rápida del crédito dinerario líquido mediante una simple solicitud o petición inicial al Juzgado de Primera Instancia del domicilio del deudor y que se aplica a deudas inferiores a 30.000 euros. «Las pequeñas empresas no suelen acudir a esta vía porque no la conocen», agrega.

Panizo indica que en los últimos tres meses han empezado a tramitar casos de impagos de cifras importantes, lo que demuestra que ya no son sólo las pymes las afectadas por la crisis. «Hasta ahora, recibíamos trabajos para cobrar hasta 30.000 euros, pero hemos empezado a recibir casos que llegan a los 300.000». Canarias (8,5%), Andalucía (6,8%) y Región de Murcia (5,9%) son las comunidades con mayor porcentaje de efectos de comercio impagados sobre vencidos en el mes de mayo de 2008.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Vocento
SarenetRSS