Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
SURtv.esSURtv.es | RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 22 agosto 2014

Cultura

CULTURA Y ESPECTÁCULOS
Flamenco primigenio
El festival Torre del Cante reivindica el concepto más puro del género en un espectáculo brillante y ortodoxo

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Flamenco primigenio
DUENDE. La Cañeta de Málaga puso al público en pie. / J. J. B.
El flamenco desnudo, ancestral, desprovisto de artificios y experimentos. El festival de la Torre del Cante celebró su trigésimo quinta edición retornando a la quintaesencia de un arte sagrado y atávico. Fue en la madrugada del sábado al domingo, en una noche reservada para puristas y nostálgicos del cante más ortodoxo. Apenas los aires demasiado fiesteros en algunas fases del espectáculo, las innovaciones de doble voz de El Pele y la gesticulación hiperbólica de Capullo de Jerez turbaron un poco a los amantes del flamenco clásico, quienes todavía se remueven en sus asientos al recordar el atentado que perpetró El Cigala hace dos ediciones, cuando «se atrevió» a subir al escenario con un bajo para interpretar un 'pseudoconcierto' de fusiones varias.

Dicen ellos que la Torre del Cante es símbolo de duende y cante 'jondo' y en su tablao no caben pruebas de laboratorio. Por eso, los organizadores optaron este año por un cartel de pura cepa, sin una estrella mediática que atrajera a las masas, pero mezclando a artistas consagrados con jóvenes valores que se dejaron la piel y la garganta. Abrió la noche el toque preciosista de Martín Fayos a la guitarra, un excelente preámbulo al que siguió la vitalidad de la onubense Rocío Márquez. En una actuación esforzada e ilusionante, la ganadora del certamen Mirando al Cante entusiasmó al público con los fandangos de su tierra de Huelva, aunque en su voz y en su vestuario muchos vieron un deje claro a Estrella Morente.

Le siguió la malagueña Virgina Gámez con un torrente poderoso y muy bien acompañada por la guitarra de Curro de María. Su cante abandolao fue también de lo mejor de la noche y demostró que es una artista que sabe asentarse en un escenario de la categoría de Alhaurín. Su aire juvenil dejó paso a la veteranía de El Pele, el primer cantaor consagrado que se subió al tablao. Estuvo bien por seguirillas y sólo discreto con la malagueña y la soleá, pero en su actuación se apreciaron las hechuras de un artista de cuerpo entero.

Lección de energía

Otro maestro con tablas que derrochó energía sobre el escenario fue Fernando de la Morena. Abrió con un cante por trilla y siguió con la soleá y con una malagueña en otro guiño a la tierra en la que tanto se prodiga últimamente. La gracia y el salero llegaron después del intermedio de la mano de La Cañeta de Málaga. La veteranísima artista se vació con un repertorio corto, pero que puso en pie al público en varias ocasiones. Marina Heredia, que estuvo sembrada por tangos y por malagueñas, y Capullo de Jerez, el único que repetía en el festival, sellaron la madrugada. Para cuando salió Capullo muchos ya habían abandonado el recinto, lo que no impidió que los que se quedaron vibraran con el carisma de un artista que es todo nervio y expresividad.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Culturas
más videos [+]
Culturas

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Vocento
SarenetRSS