Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
SURtv.esSURtv.es | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

narrativa
La letra, con Nocilla entra
La crema de cacao da nombre a una generación de autores que ha renovado la narrativa española. Un congreso analiza desde hoy en Málaga su apuesta por la vanguardia

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La letra, con Nocilla entra
ANDRÉS REINA. El autor malagueño defiende una renovación también en los códigos y temas.
SIEMPRE sucede lo mismo. Un creador busca su propio camino. Un día conoce a otros que viven la misma íntima aventura y juntos descubren todo lo que les une. También aquello que les diferencia respecto a los discursos mayoritarios. Sus obras salen a la luz, unos pocos se interesan por ellos y cuando su trabajo logra cierta repercusión, llega alguien y les pega una etiqueta. Una ocurrencia para publicitarios -y titulares de medios de comunicación- que, al final, calla más de lo que cuenta.

Eso le ha pasado a una generación de autores que está renovando la narrativa española contemporánea. Agustín Fernández Mallo (La Coruña, 1967) publicó hace dos años 'Nocilla Dream', primera parte de su Proyecto Nocilla. La crítica saludó con entusiasmo la propuesta, convirtió al autor en abanderado de un grupo de jóvenes novelistas con inquietudes similares y Fernández Mallo dio el salto desde la pequeña editorial Candaya hasta el gigante Alfaguara en la segunda entrega de su trilogía, la reciente 'Nocilla Experience'. La etiqueta llegó sola: había nacido la Generación Nocilla.

El autor coruñés observa con distancia la anécdota del nombre generacional: «No es nada dramático, pero puede ser mal entendido, aunque a mí, en el fondo, me da un poco igual». Fernández Mallo sí se identifica con ese grupo de autores que plantea un discurso diferente. Una manera de contar híbrida y fragmentaria, una mirada a la ciencia y la tecnología pasadas por el tamiz de la literatura, una narrativa 'mutante'. Así se tituló la antología de Julio Ortega y Juan Francisco Ferré sobre este conjunto de novelistas y de ahí nace el nombre de 'Mutaciones' para las jornadas que desde hoy toman el pulso en Málaga a la nueva narrativa española.

El Instituto Municipal del Libro (IML), con la colaboración del Aula de Cultura de SUR, reúne entre hoy y el viernes a una buena representación de estos mutantes. «Aceptamos que estamos en una sociedad compleja y nuestras obras están empapadas de esa complejidad, sin que eso sea sinónimo de dificultad a la hora de leerlas», argumentan Fernández Mallo, participante en el ciclo por partida doble.

La ciencia como inspiración

Primero, el autor de poemarios como 'Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del Tractatus' (2001) o 'Creta lateral Travelling' (2004), intervendrá en una mesa redonda sobre la incorporación de asuntos científicos a la novela. Una práctica que Fernández Mallo cultiva con frecuencia en sus obras: «Me interesa mucho cómo el uso científico se suma a la novela. La ciencia sirve para hacer metáforas y para encontrar analogías en modelos argumentales».

Después del debate, el autor gallego compartirá escenario con Eloy Fernández Porta en una actuación que combinará las sesiones de DJ, con la proyección de imágenes y la lectura a dos voces de fragmentos de novelas, poemas y ensayos. Fernández Porta (Barcelona, 1974) explica que se trata de una 'performance' «que además sirve de ejemplo de esa nueva forma de contar en la que el texto tiene un sentido orgánico o alegórico».

El escritor barcelonés resume cómo ha salido a la luz la obra de este grupo de mutantes: «Los últimos cinco años han sido bastante malos para los planteamientos rupturistas, no sólo en la narrativa sino en todo el arte en general. Así se fue formando una escena 'underground' donde también había fanzines con periodistas que se fueron incorporando a los medios tradicionales. Todo eso ya había cuajado en el Congreso de Narrativa Contemporánea que se celebró en 2004 en Santiago de Compostela, que sirvió para dar a conocer esta nueva narrativa».

Trabajo y amistad

Además, Fernández Porta reivindica que a los mutantes les unen «relaciones personales y profesionales». Pone un ejemplo: «En estos cuatro años he trabajado a menudo con estos autores pero a muchos no los he visto más de tres o cuatro veces. Se trata de una red que funciona en distintas ciudades y eso también la diferencia de otros grupos de escritores que han surgido en el pasado».

Como la red que tienden estos autores en sus textos. Libros en los que van sucediendo la poesía, el ensayo y la novela con la naturalidad de la sociedad mestiza a la que se dirigen. Unos 'Pasadizos' que sirvieron a Vicente Luis Mora (Córdoba, 1970) para poner título al trabajo con el que ganó el I Premio Málaga de Ensayo. El propio Mora ha cultivado esa creación «híbrida y fragmentaria» en novelas como 'Circular 07. Las afueras' (2007), donde el texto ofrece una suerte de reconstrucción de la trama urbana de Madrid.

Una ruptura estilística de la que participan todos los ponentes en las jornadas del Instituto Municipal del Libro, aunque cada uno de ellos en diferente grado. Andrés Reina (Tánger, 1973), por ejemplo, defiende una «voladura controlada» de los esquemas que han regido los destinos de la novela.

Una bomba de relojería

El escritor afincado en Málaga llama la atención sobre los peligros de que la forma se imponga al fondo. «El arte por el arte puede ser una bomba de relojería en la novela, que siempre ha sido un arte popular. En mi opinión, la renovación de la novela tiene que atender al aspecto formal, pero debe ir acompañada de un cambio en los temas y los códigos». Reina no persigue en sus obras una ruptura «tan radical» como la que puede leerse en otros jóvenes escritores de este grupo.

El autor de 'Matar a un leopardo' (2007) desarrolla su argumento: «Al lector no hay que quitarle la novela realista como quien le quita un plato de comida; al contrario, hay que preguntarse por qué sigue siendo de su gusto este tipo de obras».

Seguro que la cuestión sobrevuela alguno de los debates en las jornadas que hoy empiezan. Juan Francisco Ferré coordina un ciclo que presenta «el triunfo de lo minoritario sobre lo mayoritario», una iniciativa que reivindica «la idea de creatividad sobre la idea de mercado». Con esta premisa, 'Mutaciones' ofrece «una oportunidad para conocer la narrativa actual más arriesgada» que ha conseguido abrirse un hueco entre tanta novela pseudohistórica y libros de supuesta autoayuda.

Arte y literatura

«Hay un cansancio de la literatura convencional y lo raro está demostrando que tiene un mercado», comentaba ayer Ferré, al tiempo que destacaba la presencia en las jornadas del crítico de arte José Luis Brea. El especialista pronunciará mañana la charla 'Telepatía colectiva 2.0', en la que trazará las relaciones entre los nuevos discursos literarios y las tendencias plásticas más rupturistas.

Vanguardia sobre papel que se instala en el IML. Una institución municipal «plural y abierta a todas las tendencias», en palabras de su director Alfredo Taján. Con 'Mutaciones', Málaga se convierte durante unos días en el epicentro de un terremoto silencioso que ha sacudido la narrativa española. Un grupo de autores que buscan ofrecer al público pequeñas delicias cotidianas. Como un buen trozo de pan con Nocilla.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Culturas
más videos [+]
Culturas

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Vocento
SarenetRSS