Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
SURtv.esSURtv.es | RSS | ed. impresa | Regístrate | Domingo, 21 septiembre 2014

Tecnología

innovación
Una vida al revés
Científicos descubren que las especies de arañas que viven cabeza abajo han modificado su físico para ahorrar energía. Han desarrollado unas patas tan largas y finas que muchas ya no pueden caminar de forma normal
31.03.08 - 08:48 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
CUALQUIER persona no duraría ni 15 minutos colgada con la cabeza abajo. Sólo el hecho de pensarlo puede llegar a agotar. Sin embargo existen especies de animales, que acostumbradas a vivir de esta forma, aguantarían mucho. Y otras, como algunos tipos de arañas, que incluso no podrían sobrevivir de otra manera que no fuese de forma invertida. Un grupo de investigadores del CSIC han descubierto que este tipo de arácnidos que viven, se alimentan, se reproducen y se mueven del revés han cambiado su morfología con el paso del tiempo, para ahorrar energía.

El investigador principal del estudio, Jordi Moya-Laraño, que trabaja en la Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC), en Almería, concreta: «Descubrimos que las arañas que viven cabeza abajo han desarrollado patas desproporcionadamente largas en comparación con las arañas más habituales. Esto permite a estos artrópodos moverse más rápido, con movimientos pendulares similares a los de los monos».

Moya-Laraño explica asimismo que las arañas colgantes de gran tamaño son especialmente «patosas», dado que sus largas patas, «adecuadas para pendular», no les permiten elevar su enorme cuerpo para andar por el suelo con facilidad. Entre estos arácnidos se encuentran los fólcidos ('Pholcidae'), que son algunas de la arañas más comunes en el interior de las casas, y la viuda negra ibérica ('Latrodectus lilianae').

Adaptarse al medio

Para este estudio el equipo analizó un total de 105 especies diferentes de arácnidos con el objetivo de «demostrar cómo la física puede cambiar la morfología de los seres vivos», apunta el investigador principal.

Los científicos del CSIC han contado en este trabajo con la colaboración del astrofísico Dejan Vinkovic, de la Universidad de Split, en Croacia, un estudioso de la eficiencia energética en la locomoción. Esta investigación multidisciplinar demuestra que el uso eficaz de la energía en el movimiento de las arañas estudiadas se basa en los mismos principios físicos que hacen funcionar un reloj antiguo: el movimiento de un péndulo bajo la influencia de la gravedad.

Las conclusiones del trabajo ayudan a entender la evolución y la ecología de las arañas. Los investigadores saben ahora que las más pequeñas que cuelgan cabeza abajo pueden ser capaces de abandonar sus telas para buscar presas andando de forma normal, como se ha comprobado en algunas arañas minúsculas. Sin embargo, las más grandes, serían incapaces de hacer esto mismo de forma eficiente, con lo que se ven obligadas a alimentarse sólo con los insectos que caen atrapados en su red.

Así, estos seres vivos, que según Moya-Laraño se podrían designar como arácnidos colgantes, pues no tienen una denominación propia, han adaptado su físico a su modo de vida. Mientras la mayoría de animales terrestres desarrollaron patas capaces de soportar el peso de sus cuerpos para poder moverse, estas arañas pasan la mayoría de sus vidas colgadas de sus extremidades y se mueven balanceando sus cuerpos bajo la influencia de la gravedad.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Vocento
SarenetRSS