Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
SURtv.esSURtv.es | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 23 julio 2014

Andalucía

Estás en: SUR.es > Local > Andalucía
ESPECIAL DÍA DE ANDALUCÍA. REPORTAJE
El producto andaluz rompe tópicos en el exterior
Cada año son más las empresas de la Comunidad que franquean las fronteras para vender sus mercancías, torciendo la costumbre de una balanza inclinada a las importaciones. En 2007, las exportaciones rozaron los quince mil millones de euros
28.02.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El producto andaluz rompe tópicos en el exterior
CRECIMIENTO. Cada vez es mayor la presencia de empresas andaluzas en los mercados más alejados del mundo. / SUR
ACEITE de oliva, frutas, hortalizas, vino... La imagen de las exportaciones andaluzas suele ceñirse a los productos agroalimentarios. Un tópico que va desgastándose con el paso de los años y con la aparición de empresas pioneras en sectores de máxima vanguardia e innovación. En el emergente mercado asiático, concretamente en la República de Taiwán, técnicos malagueños de la empresa AT4 Wireless y expertos de aquel país ultiman la construcción del segundo laboratorio del mundo con la tecnología necesaria para para validar los nuevos equipos de Wimax, la banda ancha inalámbrica de gran alcance llamada a desbancar al Wifi.

El otro laboratorio de estas características está en el Parque Tecnológico de Málaga, el mismo lugar donde se creó esta tecnología llamada a revolucionar el mundo de las telecomunicaciones.

Esta empresa es solo un ejemplo de que el perfil de las empresas andaluzas que se asoman al mercado exterior cambia. También varía la mentalidad de los emprendedores de nuestra comunidad autónoma que, gracias a la tutela de las distintas administraciones, están perdiendo el temor a explorar nuevos mercados. Están a travesando, por explicarlo de una forma gráfica, la barrera sicológica que históricamente les ha prohibido introducirse en la lucha por captar nuevos mercados más allá de las fronteras patrias. Un hecho que se antoja de vital importancia.

Entre los profesionales se extiende el convencimiento de que la internacionalización ha dejado de ser una opción y se ha convertido en un objetivo fundamental si se quiere invertir, conseguir beneficios o ampliar la cuota de mercado.

Hay que tener en cuenta que no se trata de una experiencia desconocida; la senda ya está abierta y, en parte, recorrida. El margen para el crecimiento es, no obstante, amplio.

Las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el próximo ejercicio muestran que el comercio mundial seguirá creciendo por encima del PIB, como en los últimos años, aunque se percibirá una ralentización de los flujos debida a la desaceleración de la economía, a la posible fluctuación de los precios (principalmente de la energía y las materias primas) y de los tipos de cambio o a los conflictos internacionales, entre otras razones.

Garantías

Esta situación de cierta inseguridad, obliga a incrementar la productividad, a impulsar la innovación y el desarrollo tecnológico, a mejorar los diseños, a elevar la calidad y, en definitiva, a promover la diferenciación y el valor añadido en cada uno de los eslabones de la cadena de producción, para afrontar con la mayor de las garantías posibles el irrenunciable reto de la internacionalización.

Aplicar tales principios significa consolidar la presencia de Andalucía en la economía global y poner de manifiesto la salud y el dinamismo de su comercio exterior, que es un sector esencial y estratégico. Es necesario, asimismo, ampliar esta presencia y diversificarla en cuanto a productos y mercados. Justamente, una situación de mayor equilibrio y diversificación permite aprovechar las posibilidades que ofrecen los nuevos clientes y maniobrar con más capacidad y seguridad ante futuras coyunturas de riesgo.

Entre las oportunidades conviene citar el potencial de negocio existente en países como China o la India, que se mantendrán todavía como líderes del crecimiento económico mundial, o el aumento del consumo en los miembros recientemente incorporados a la Unión Europea. ¿En qué punto se encuentra la exportación andaluza? Los últimos datos recopilados por la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda) -órgano dependiente de la Consejería de Turismo, Comercio y Deportes-, correspondientes a los once primeros meses de 2007 (de enero a noviembre, por lo que estos datos aún no son definitivos), Andalucía exportó bienes por valor de 14.302 millones de euros, lo que permite hablar de una contención de nuestras ventas que se mantienen prácticamente en los mismos niveles que el año anterior (un 0,8 %).

Déficit

También de enero a noviembre de 2007, las importaciones andaluzas alcanzaron 21.481 millones de euros, un 7,3% más que en el mismo período de 2006. Ello arroja un déficit de nuestro comercio exterior de 7.179 millones de euros.

Estos datos han de ser interpretados en el contexto de la economía mundial, marcado por una desaceleración de la economía estadounidense (según el FMI, la economía de este país crecerá solo un 1,5 % en 2008, frente a uno por ciento en 2006 y 2,2 % en 2007). Pero sobre todo el gran condicionante de esta situación es la escalada de precios de los productos energéticos. Las importaciones andaluzas de estos productos se han incrementado un 16 %, hasta alcanzar un 43% del total importado. Ello supone casi la mitad de las compras andaluzas en el exterior.

Este imponderable se da también en el lado de la balanza correspondiente a las exportaciones, en el que la partida de combustibles refinados ha disminuido un 26,4%; es decir: hemos exportado casi 500 millones de euros menos de combustible que en el año anterior. Si se prescinde del capítulo de productos energéticos, Andalucía tendría un superávit de 765 millones de euros, y habría experimentado de enero a noviembre de 2007 un incremento en ese superávit del 33% respecto al mismo período de 2006. Un dato, sin duda, muy ilustrativo

Crecimiento

En cualquier caso, los productos andaluces exportados más significativos continúan creciendo en este período. Es el caso de los alimentos, que crecen un 5%, y de las semimanufacturas -bienes industriales-, que aumentan un 11%. Ambos representan el 59% del total de nuestras exportaciones. Con todo, en términos relativos, el déficit comercial de Andalucía en este período supone únicamente el 8% del total nacional, mientras que nuestras exportaciones corresponden al 8,% del total de ventas nacionales en el exterior.

Si hiciéramos una radiografía de la economía andaluza llegaríamos a la conclusión de que una de las principales características es su variedad. Este es otro dato que contradice esa imagen tradicional de Andalucía, la que se asocia a la agricultura y al turismo. Sin embargo, tal y como demuestra el dinamismo y la diversidad de su sector, Andalucía es una región con recursos minerales, metálicos y no metálicos, potencial agrícola, infraestructuras, recursos humanos y un clima que se puede considerar como recurso natural de la región.

No obstante, nuestra región atesora una superficie agraria productiva que supone cerca del 18% del total nacional. Se constatan tres tipos de agricultura diferenciadas: la campiña (con cultivos extensivos como cereales, girasol, viñedos), el litoral y las serranías. En la ganadería, Andalucía destaca por su ganado porcino y avícola. El sector pesquero ocupa el segundo lugar en importancia en el conjunto nacional. La rama agraria y pesquera suponen el 5,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). Con respecto al sector industrial y la construcción, representan el 17,9 % y el 11,6% respectivamente de la estructura productiva andaluza. Destacan los siguientes subsectores: industria alimentaria, químico, el auxiliar del automóvil, la electrónica, las telecomunicaciones y el aeronáutico.

Sector servicios

El sector servicios está adquiriendo un creciente protagonismo. Ya supone el 67,2% de la economía andaluza. Destacan los servicios públicos, los comerciales y, sobre todo, las actividades ligadas al turismo. La diversidad marca la producción en Andalucía y se caracteriza por su gran variedad de productos en cada uno de los grandes macrosectores: En agroalimentarios, el hortofrutícola, los aceites y grasas, conservas vegetales y de pescado, vinos y bebidas, pastelería, productos cárnicos o lácteos; En bienes y consumo el cuero y marroquinería, el mueble, moda y confección, joyería, artesanía y productos cerámicos, calzado e, incluso, producto editorial.

Uno de los más pujantes es el de los bienes industriales y el de las nuevas tecnologías. Se trata de productos químicos, electricidad y electrónica, industria auxiliar de la agricultura (plásticos, estructuras metálicas, entre otros) piedra natural y materiales de construcción, papel y cartón, aeronáutica, auxiliar del automóvil y nuevas tecnologías de la información y comunicación.

A falta de conocer los datos definitivos de 2007 (sólo ha trascendido hasta le momento el avance enero-noviembre), las exportaciones andaluzas crecieron, durante el año 2006 y en relación con el año 2005, en términos de valor por encima de lo que lo hicieron las exportaciones españolas: un 11,58 % frente al 9,59 del conjunto del Estado. Siguiendo el 'ranking' de exportaciones por comunidades autónomas, Andalucía ocupó un quinto puesto en 2006, por detrás de Cataluña, la Comunidad Valenciana, Madrid y el País Vasco. Sus exportaciones representaron el 9,33 % sobre el total de las exportaciones españolas en 2006. Por sectores, Andalucía fue un año más la comunidad autónoma líder en exportaciones de productos agroalimentarios, que representaron el 22,25% sobre el total de las exportaciones españolas de productos agroalimentarios.

Sectores

Dentro del sector de los bienes de consumo, Andalucía descendió un puesto con respecto a 2005, ocupando la octava posición por valor de exportaciones, que ascendieron a más de 713 millones de euros y representaron el 2,86% sobre el total de las exportaciones españolas del sector. Un año más, las exportaciones andaluzas de materias primas y bienes industriales crecieron por encima de lo que lo hicieron las exportaciones españolas (10,14%), registrando un incremento del 15,69 % con respecto al valor de las exportaciones del sector durante 2005. Estas exportaciones representaron el 8,15% sobre el total de las exportaciones españolas del sector, y Andalucía ocupó el sexto puesto del 'ranking', por detrás de Cataluña, País Vasco, Madrid, la Comunidad Valenciana y Galicia.

Consumo europeo

Durante el año 2006, el 59,51 por ciento de las exportaciones andaluzas tuvieron como destino mercados de la Unión Europea (UE). El resto del continente acaparó un 5,19 por ciento por ciento y América central, un 5,47 por ciento de estas exportaciones, mientras que a América del norte se destinó un 4,25 % y a África del norte el 3,69 por ciento.

Las exportaciones andaluzas a la UE consistieron sobre todo en hortalizas y legumbres frescas, seguidas de los productos siderúrgicos y el aceite de oliva. Al resto de Europa se exportó, sobre todo, combustible y lubricantes. A América central se envió principalmente combustible y lubricantes, además de barcos. El grueso de las exportaciones andaluzas al norte de América fueron las aceitunas. Y por último, las exportaciones andaluzas a África del norte durante 2006 consistieron sobre todo en barcos.

La predilección de los empresarios andaluces es clara: Europa. El viejo continente les transmite más confianza, sobre todo porque el costo del transporte de sus mercancías es menor y la situación política goza de una estabilidad que echan en falta en otros puntos cardinales.

Durante el año 2006, siete de los diez destinos principales de las exportaciones andaluzas fueron mercados de la UE. Francia destacó un año más como principal cliente de estas exportaciones, con una cuota del 11,2%. Casi el 15% de las exportaciones andaluzas al país galo consistieron en hortalizas y legumbres frescas, y casi un 13% lo fue de aceite de oliva,seguidos a gran distancia por las exportaciones andaluzas de equipos y componentes de automoción, otras frutas frescas y productos siderúrgicos. Italia ocupó el pasado año el segundo puesto como país cliente de las exportaciones andaluzas, que estuvieron representadas sobre todo por el aceite de oliva (26,5 por ciento sobre el total). De las exportaciones a Alemania, tercer país cliente de las exportaciones andaluzas durante el pasado año, destacaron las de hortalizas y legumbres frescas (25,86% sobre el total).

Con respecto a las importaciones andaluzas, el grueso estuvo compuesto por las importaciones de combustible y lubricantes de Nigeria, Arabia Saudita, Rusia e incluso Italia. De Alemania, quinto país proveedor de Andalucía durante el pasado año, importamos cigarros.

Potencial industrial

¿Qué es lo que más exporta Andalucía? Productos agroalimentarios, sería la respuestas más repetida, pero si hace años era la correcta, en 2008 no se puede dar por válida. Es cierto que, como queda dicho, somos la autonomía que más. En el año 2006, España exportó materias primas y bienes industriales por un total de más de 121.000 millones de euros. En términos de valor, Andalucía fue la sexta comunidad autónoma en este apartado. Estas exportaciones representaron un 8,15% (el equivalente a casi 9.900 millones de euros) sobre el total de las exportaciones españolas de bienes industriales. Andalucía fue la tercera comunidad española en cifras de importación, con el 9% sobre el total de las importaciones españolas de productos industriales.

La balanza comercial española del sector ha sido tradicionalmente deficitaria. Las exportaciones españolas de productos industriales ascendieron a 121.385 millones de euros en el año 2006, frente a los más de 199.000 millones de euros de importación. El déficit actual supera los 78.000 millones de euros.

Francia fue el principal destino de las facturaciones andaluzas de productos industriales, representando este mercado un 8,3% sobre el total de las exportaciones andaluzas de este sector en el año 2006.

Despensas europeas

El capítulo más exportado fue el de los equipos y componentes de automoción, seguido de los productos siderúrgicos y los equipamientos de navegación aérea.

El segundo país cliente fue Italia, con un 7,4%. A este mercado se exportaron principalmente productos semielaborados de cobre y sus aleaciones, seguidos de los productos siderúrgicos. Con respecto a nuestro tercer país cliente, Portugal, fue receptor de nuestras exportaciones de productos semielaborados de cobre y aleaciones. Las despensas europeas, por lo tanto, se llenan de productos agroalimentarios de nuestra comunidad autónoma.

Los productos agroalimentarios que salen de Andalucía marcan una línea clara desde hace años. Los más deseados son los hortofrutícolas frescos y congelados, el aceite, fruta fresca y las aceitunas. Durante 2006 -los datos del año pasado aún se están procesando, aunque la tendencia es similar-las exportaciones andaluzas de hortalizas y legumbres frescas disminuyeron ligeramente (-1,64 por ciento) con respecto al año 2005, y las de fruta fresca experimentaron igualmente una ligera disminución equivalente al 0,66 por ciento. Las del resto de productos mencionados, y que encabezaron las agroalimentarias durante 2006, experimentaron un aumento del 10,51% en el caso del aceite de oliva, un 6,45% en el caso de las aceitunas, y un 19,83% en el caso de los cítricos.

Entre los productos agroalimentarios que Andalucía importó durante 2006 hay que destacar los licores, importaciones que experimentaron un aumento equivalente al 29,26% con respecto al año anterior, los moluscos y crustáceos congelados que aumentaron un 20,43%, el aceite de oliva (sus importaciones aumentaron un 9,50 por ciento) y los cereales, que aumentaron un 7,66%.

Hortalizas para Francia

Francia fue el principal destino de las cosechas andaluzas, acaparando el 16,1 % de la venta. Le siguió el mercado alemán con una cuota del 14,1% e Italia con el 13,1%. A Francia se exportaron sobre todo hortalizas frescas, que representaron el 31,32% sobre el total de las exportaciones andaluzas de productos agroalimentarios a Francia. Alemania también fue comprador de hortalizas y legumbres frescas de Andalucía, que en este caso representaron más de la mitad sobre el total. Italia por su parte sigue siendo el principal destino de nuestras exportaciones de aceite de oliva, que representaron el 57,3% sobre el total de las exportaciones agroalimentarias de Andalucía a Italia durante el pasado año.

Con respecto a los países proveedores de productos agroalimentarios, destacó en primer lugar el Reino Unido, mercado del que importamos sobre todo licores (78,18 % sobre el total de las importaciones agroalimentarias del Reino Unido). De Argentina importamos productos de alimentación animal, y de Marruecos moluscos y crustáceos congelados.

Cádiz, a la cabeza

Cádiz, un año más, es la provincia que más exporta. Sus ventas internacionales representaron el 39,69% sobre el total de Andalucía en dicho año. Las exportaciones, en general, experimentaron un aumento generalizado en casi todas las provincias, salvo en Jaén y en Málaga. Jaén fue la provincia que menos exportó durante el mismo periodo, con tan sólo un 3,90% por ciento sobre el total.

Con respecto a las importaciones, tan sólo Almería logró una reducción de las mismas durante 2006.

Andalucía prevé invertir 116 millones de euros hasta 2010 para reforzar la presencia internacional de las empresas de la comunidad autónoma, con el objetivo de incrementar la base exportadora desde las 8.000 compañías actuales a las 9.500. Así se recoge en el III Plan Estratégico para la Internacionalización de la Empresa Andaluza.

El documento, consensuado con los agentes socioeconómicos en el marco del VI Acuerdo de Concertación Social de Andalucía, incluye medidas de actuación sobre tres pilares estratégicos: las empresas, los sectores y los mercados. Asimismo, incorpora mecanismos de revisión para actualizar las distintas previsiones de acuerdo con las necesidades de cada momento.

Respecto a anteriores planes, y como principal novedad, el texto introduce un enfoque más centrado en las empresas, con una planificación segmentada en función de la situación de las mismas en su proceso de apertura el exterior y una diferenciación de los instrumentos de apoyo según el perfil y la experiencia de cada una de ellas.

En este sentido, se incluyen cuatro nuevos instrumentos de asistencia individual: el Programa de Desarrollo del Negocio Exterior, que promoverá con apoyo técnico y financiero planes de expansión elaborados con las compañías; el Programa de Desarrollo Internacional, que actuará para diversificar las actividades de firmas con implantación; el Programa de Fomento de la Inversión Exterior, que fomentará alianzas comerciales y acuerdos con socios locales, y el programa de los centros de promoción de negocios, que complementarán en determinados mercados los servicios de la red internacional de oficinas gestionadas por la Administración autonómica.

Junto con estas medidas centradas en las empresas, la Junta seguirá llevando a cabo una programación sectorial con herramientas consolidadas como la promoción en ferias o las misiones comerciales y con otras más innovadoras como los estudios de diagnóstico y el diseño de portales especializados en Internet. También se desarrollarán medidas horizontales destinadas a potenciar la colaboración con centros de investigación y la formación en comercio exterior.

Nuevos destinos

En cuanto a los países de destino, se han identificado 25 mercados y siete zonas estratégicas para el desarrollo de las acciones previstas. Como novedades respecto a la anterior planificación, destacan Eslovaquia, Suiza, Escandinavia, las repúblicas bálticas, Turquía, Emiratos Árabes y su área de influencia, India, el Sudeste Asiático, Canadá, Centroamérica y Argelia.

Por sectores, el documento se centra en 19 actividades de interés planteando una metodología de trabajo para atender a los segmentos tradicionales (agroalimentación, materiales de construcción y maquinaria, entre otros) y reforzar aquellos otros con mayor potencial y valor añadido, como el turismo, la cultura, los productos químicos o la transferencia de tecnología. El Gobierno andaluz viene desarrollando desde hace una década estrategias para impulsar una mayor presencia de las empresas en los mercados exteriores y mejorar el posicionamiento internacional de la comunidad. Estas iniciativas se han concretado en dos planes de internacionalización desarrollados en colaboración con los agentes económicos y sociales durante los cuatrienios 1999-2002 y 2003-2006. Esta planificación se ha ejecutado, por un lado, con la prestación de servicios a las empresas a través de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda) y, por otro, con la creación de una red de 17 unidades de promoción de negocios en todo el mundo. Estas oficinas centran su trabajo en apoyar de forma individual a las compañías y facilitar su entrada en mercados preferentes.

Andalucía ha evolucionado en los diez últimos años hasta situarse como una de las comunidades autónomas que más exporta, al duplicar sus ventas al exterior desde 6.881 millones de euros a más de 14.200 en 2005. Igualmente, las participaciones de empresas en las acciones que desarrolla Extenda se han multiplicado por 27 en ese periodo, hasta alcanzar las 6.500.

Debilidades

Este documento, suscrito por el Gobierno andaluz, la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y los sindicatos UGT y CC.OO, se construye sobre la experiencia de dos planes anteriores correspondientes a los periodos 1999-2002 y 2003-2006 y se marca como meta el tener más empresas andaluzas que exporten productos y servicios con más valor añadido y diferenciación en un mayor número de mercados rentables, con potencial de futuro y sostenibles.

Para ello, y en el plazo de tiempo establecido, se pretende incrementar la base exportadora de la Comunidad pasando de las 8.000 empresas regionales a las 9.500. Además, se tratará de que el número de empresas exportadoras estables se amplíe de las 1.000 actuales hasta las 3.500. A esto se suma el propósito de que la cifra de empresas andaluzas internacionalizadas con amplia presencia en el exterior se sitúe en torno a las 50.

Sin embargo, para cumplir estas ambiciosas metas los agentes sociales y económicos tendrán que hacer frente a las debilidades históricas de las que se resiente la región. Andalucía dispone, aún, de pocas empresas exportadoras por lo que el reto de incrementar la base exportadora sigue vivo en este tercer plan. A esto se une el perfil de exportación esporádica que presentan las empresas además de su escasa presencia en áreas geográficas que muestran un mayor potencial de crecimiento como es el caso de Asia y Norteamérica. A pesar de esto, el plan vislumbra una mejora en la presencia en zonas como el norte de África, Medio Oriente y los países de reciente o inminente incorporación a la Unión Europea.

La otra cara de la moneda revela las tendencias que permiten mostrar más optimismo en cuanto a las posibilidades futuras para la internacionalización de las empresas andaluzas. Y es que los datos acompañan a las expectativas ya que el número de empresas exportadoras no ha parado de crecer, lo que demuestra una mayor preocupación por la internacionalización de los negocios. Además, la presencia de la oferta exportable andaluza en el exterior crece a un ritmo del 7,3%, en términos nominales, lo que se traduce en un 2,8 % por encima del incremento nacional. Asimismo, en la última década se ha destacado la subida de los intercambios comerciales de la Comunidad andaluza con el exterior que ha superado al del PIB de manera que el grado de apertura de la economía andaluza ha ganado más de 4 puntos porcentuales en este período, pasando del 20,8 % a rozar casi el 25%.

A todo esto hay que añadir que la creación de puestos de trabajo se ha intensificado de manera progresiva en estos últimos años con un ritmo que quintuplica al registrado en la Unión Europea en su conjunto.

Perfiles

El Gobierno andaluz llevará a cabo diferentes actuaciones para favorecer la internacionalización de las empresas teniendo en cuenta los tres tipos de perfiles que se detectan en la Comunidad y que recoge en su tercer plan. Por un lado, las empresas que no han dado importancia a su actividad exportadora o que han tenido una mala experiencia inicial por no estar debidamente preparadas. Por otro, las que exportan de manera esporádica o regular pero concentrada en determinados mercados. Cierra la terna las que son ya sólidas exportadoras y que tratan de convertirse en empresas internacionalizadas realizando inversiones en el exterior y buscando, a través de su presencia internacional, un mayor control de los mercados.

Una perspectiva que avala el Consejo Andaluz de Cámaras de Comercio. Este organismo ha detectado que el incremento del número de empresas andaluzas exportadoras se produce a un ritmo superior al que se experimenta en otras regiones, sobre todo de las que lo hacen de modo regular y no esporádico. Crecen, además, las inversiones de las empresas en el exterior. Desde los estamentos oficiales se incide en la necesidad de que los sectores privado y público sigan sumando esfuerzos para alcanzar metas comunes como la de favorecer la salida de más empresas y de más sectores, evitando la debilidad que otorga la dependencia de uno solo y diversificando la presencia de Andalucía en el exterior.

Una cooperación que ya ha dado frutos. Unicaja y Extenda, formalizaron el año pasado un convenio de colaboración para el desarrollo de iniciativas encaminadas a promover la internacionalización de las empresas andaluzas. Unicaja establece una línea de financiación, de carácter preferente, por importe de 12 millones de euros destinada a financiar los proyectos que las empresas andaluzas desarrollen en el exterior. Además, la entidad financiera establece una gama de productos y servicios en condiciones ventajosas, con el objeto de favorecer las operaciones comerciales y las inversiones internacionales de estas empresas.

Catálogo andaluz

Se pretende, por lo tanto, favorecer el aumento de la inversión en el exterior para procurar atraer inversiones de fuera, y fomentar, de paso, alianzas en ambos sentidos. En esta línea, se apuesta por crear una red de delegaciones o filiales, que consoliden también una presencia comercial y tomar conciencia colectiva de que es preciso ir más allá de la mera exportación para alcanzar la plena internacionalización de nuestro tejido productivo.

Dentro de la nómina de empresas andaluzas que han dado el salto al extranjero se encuentra un ramillete de casos de los denominados exóticos, alejados de productos agrícolas.

Desde el Parque Tecnológico de Andalucía en Málaga -gran cantera de aventureros- salen los aparatos de climatización que alivian a los jeques árabes de las altas temperaturas de Oriente. La empresa Airzone se dedica a la investigación, desarrollo y producción de sistemas de climatización inteligente para las instalaciones centralizadas de aire acondicionado, aplicando un nuevo concepto: la zonificación. Airzone divide los espacios a climatizar en zonas independientes mediante un sistema compuesto por elementos motorizados de difusión de aire y termostatos digitales que analizan la temperatura y las necesidades de climatización de cada zona.

Un sistema muy útil, por ejemplo, en territorios como Kuwait, Dubai, Emiratos Árabes o Jordania. En todos estos países existe una sucursal de Airzone. Los potentados árabes han visto una solución óptima para sus vastos palacios, al igual que en varias capitales de Estados Unidos o de la Unión Europea. Los sevillanos de Xtraice (www.xtraice.net) han revolucionado el mundo de las instalaciones deportivas con sus pistas de hielo sintéticas. Su producto ofrece una magnifica sensación de deslizamiento, pero con un mantenimiento practicamente inexistente y unas facilidades de montaje impensables hasta el momento.

Del calor al frío

Se han introducido en mercados geográficamente tan distintos como Islandia, Arabia Saudí o Corea del Sur. En este momento, en España ya están funcionando más de 3.500 metros cuadrados de pistas con superficie Xtraice. Durante un día normal en nuestra vida cotidiana vemos y utilizamos infinidad de servicios con mecanismos que, a vuelta de utilizarlos, se han convertido en algo común, fuera de toda anormalidad. ¿Quién hace los portaequipajes de nuestros coches?

En Andalucía tenemos una firma líder: Cruzber (www.cruzber.com) . Comenzó su actividad en 1963 y hoy por hoy está considerada como la número uno en el sector automovilístico en lo referido a portaequipajes, barras portantes y sus accesorios.

'Cruz', marca principal de la empresa avala una oferta de productos que se amplía y mejora constantemente, asumiendo el desarrollo, la fabricación y la comercialización en el ámbito nacional y con una creciente proyección exterior.

Líderes

Su dominio se basa en las barras para turismos, portabicicletas, portaesquíes, cofres portaequipajes, barras para 4x4 y vehículos industriales, entre otros. Los fabrican para todas las marcas y en distintos modelos. Cruzber salió al extranjero de la mano de Extenda, con la que ha ya realizado tres programas.

En Portugal, Polonia o Turquía barren algunas de sus playas con maquinaria andaluza, más especifícamente, las que fabrican en Flozaga (www.flozaga.com).

En 1979 se comenzaron a diseñar una máquina para la limpieza de las playas. Tras meses de diseño y desarrollo de un primer prototipo se obtiene como resultado una primera máquina cribadora -la primera que se ideaba en España- para la limpieza de la arena de las playas, ya patentada.

Existen varios centenares de ejemplos más de empresarios que han dado el salto al exterior desde la base de una idea original patentada. El otro camino de éxito, según estas experiencias personales, es la de ofrecer la máxima calidad en perecederos y haciendo de cada compromiso una realidad. La seriedad y la formalidad son dos requisitos indispensables para triunfar fuera de nuestras fronteras, cualidades que tienen muchas empresas andaluzas.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Vocento
SarenetRSS