Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
SURtv.esSURtv.es | RSS | ed. impresa | Regístrate | Martes, 23 septiembre 2014

Sociedad

VIVIR
Solos en casa
Nunca antes de los 9 años, de forma gradual y siempre que el menor esté de acuerdo, claves para dejar a los niños sin la supervisión de un adulto

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Solos en casa
RESPONSABILIDAD. Los menores deben estar siempre bajo la supervisión de un adulto.
UN niño de ocho años es accidentalmente olvidado en su casa mientras el resto de la familia se va de vacaciones. Pese a su edad, el pequeño consigue sobrevivir sin sus padres. El nombre de la película viene a la mente enseguida: 'Solo en casa'. Aunque pueda parecer un poco exagerado, estas secuencias se repiten en muchos hogares, aunque los padres sí son conscientes de que sus hijos no están vigilados por nadie. De hecho, distintos estudios estiman que un 40% de los menores se queda solo en casa en algún momento de su infancia, pero en pocas ocasiones pasa la noche sin la compañía de un adulto.

Sin embargo, casos como el de Madeleine McCann o el las madres que encerraron a sus hijas en una habitación para irse a tomar una copa en Málaga, entre otros muchos, han puesto de manifiesto que esta práctica no es tan segura como parece a simple vista. «Ahora nos echamos las manos a la cabeza, pero esta situación es más habitual de lo que imaginamos, y no sólo en las clases menos pudientes», comenta la psicóloga María José Zoilo.

Ir a la compra, a cenar con los amigos o simplemente bajar cinco minutos al trastero aumenta las probabilidades de que los pequeños sufran un accidente doméstico. «Dejar a un menor solo supone mucho riesgo, ya que son niños y no pueden responder ante situaciones difíciles como lo haría un adulto», destaca Javier Urra, quien fuera defensor del menor en España de 1996 a 2001.

Pero, ¿cuándo un niño está realmente preparado para quedarse en casa sin la compañía de un adulto? La mayoría de los expertos sitúa esta franja entre los 9 y los 12 años, aunque la edad exacta dependerá de la autonomía y responsabilidad que demuestre el pequeño. Eso sí, dejar a los hijos sin supervisión antes de los 7 años es de «desaprensivos», ya que aún no son conscientes del riesgo ni saben cómo comportarse en situaciones difíciles, según recalca Urra.

Tampoco vale la excusa de que el pequeño duerme plácidamente en su cama. «Un niño sano tiene un sueño profundo pero muy intenso, por eso cuando se despierta, lo hace agitado y, si encima se encuentran solo, la ansiedad que tiene en ese momento se puede generalizar cada vez que se vaya a la cama», recuerda el ex defensor del menor.

Mejor si es poco a poco

Además, a los menores no se les debe dejar solos en la casa de la noche a la mañana. Hay que prepararlos para la ocasión, una vez que la familia considere que ha llegado el momento de dar este paso. «Es necesario comprobar que el niño reacciona de forma correcta ante determinadas situaciones -como no abrir la puerta a un extraño-, que es precavido y responsable», relata Zoilo. Así, los padres deben darle una serie de pautas y normas a seguir durante el tiempo que no van a estar en el hogar, donde no puede faltar su número de teléfono móvil o el de emergencias. Pero eso siempre que el menor esté de acuerdo en quedarse solo, «ya que no se le debe obligar, porque podría ser una experiencia negativa con mucho riesgo de convertirse en traumática», asegura María Victoria Trianes, catedrática de Psicología Evolutiva de la Educación de la Universidad de Málaga.

Los especialistas también aconsejan que las salidas de los padres sean de forma gradual y que exista cierto control por parte de vecinos y familiares, sin olvidar llamarlos por teléfono cada cierto tiempo para comprobar que todo está en orden. «Siempre deben tener a mano a alguien que pueda acudir de forma inmediata a la casa por si tuvieran algún problema», explica Trianes.

Y es que muchas familias no sólo dejan unas horas solos a sus hijos un determinado día. Algunos incluso pasan todas las tardes sin nadie y hasta comen sin la compañía de un adulto. En países como Estados Unidos a estos pequeños se les conoce como 'niños llave', en referencia a la llave de la casa que suelen llevar colgada al cuello.

La ley en España no establece a partir de qué edad se puede dejar a un menor solo, aunque sí puede sancionar a la familia e incluso retirarles al niño si los servicios sociales consideran que está en una situación de riesgo por pasar demasiado tiempo solo. «Creo que un padre responsable que no disfruta al máximo cuando sale y deja a sus hijos solos en casa», puntualiza Urra.

Puede ser positivo

Pese al mal trago, los menores también puede sacar algo positivo de estas experiencias. «Un niño sano -psicológicamente hablando- toma ventaja de toda situación problemática que logre superar con éxito», recuerda Trianes. De ahí que incluso aumente su seguridad y autoestima.

Muy diferente es el tema de los adolescentes. «En estos casos son ellos los que quieren quedarse solos en casa porque se sienten mayores», matiza Zoilo. Lo que pasa es que a estas edades suelen pecar de exceso de confianza. Sin olvidar que pueden utilizar este tiempo en soledad para realizar acciones prohibidas por los padres. Sin embargo, la familia debe hacerle ver que estar solo es una responsabilidad y un privilegio a su edad. Aunque tampoco está de más una visita sin avisar para comprobar cómo va la cosa. Y es que no hay que confiarse demasiado.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS